fbpx

Estos cazadores se convierten en héroes: sólo ellos llevan agua y comida a los animales tras el incendio de Huelva

Las llamas han arrasado el 70% de su coto y no podrán volver a cazar en mucho tiempo. A pesar de ello no dudan en reunir recursos para que los animales que han sobrevivido puedan comer, beber y refugiarse.

Edu Pompa

El incendio de Almonaster La Real (Huelva) ha arrasado alrededor de 18.000 hectáreas y la fauna de la zona vaga en busca de comida y agua. Cazadores de las sociedades locales reparten maíz, trigo o alfalfa para ayudarles a sobrevivir. Jara y Sedal ha podido contactar con Paco Vizcaíno, presidente de la Sociedad de Cazadores de El Patrás, donde el fuego ha calcinado 4.000 hectáreas.

«Los animales no tienen nada de comer. Llevamos varios días con el coche recogiendo lo que nos están dando y echando también ya todo lo que nosotros teníamos previsto aportar a las manchas esta temporada», nos cuenta sobre el aporte de comida que realizan estos días. Según nos cuenta Vizcaíno tanto el Ayuntamiento local como los almacenes de pienso de la zona, cazadores, ganaderos y agricultores, se están volcando con la causa y aportan todo lo que pueden para que ellos lo repartan en el campo.

«También estamos despejando caminos, porque están intransitables con árboles caídos. No solo tenemos que mirar por la caza, tenemos que mirar por el campo entero. Todos los animales tienen que comer», añade Vizcaíno, cazador de 42 años que se ha criado en la zona y que reconoce que cuando vio cómo las llamas se llevaban por delante gran parte del coto el pasado jueves 27 de agosto se echó a llorar: «Allí tengo una finca y tuve que ir corriendo para sacar los caballos. Quemó lo mejor del coto en media hora. Me tuve que echar a llorar».

No podrán cazar en varios años, «pero nadie se va a borrar del coto»

«No podremos cazar mínimo en cuatro o cinco años. Pero los socios se han volcado y van a continuar todos en la Sociedad aunque no cacemos. La gente es solidaria y saben que el coto, que se creó en el año 79, no se crea en dos días. Hay que seguir luchando por mantenerlo. Y así lo están demostrando», reconoce Paco muy agradecido por el comportamiento ejemplar que están teniendo sus compañeros.

Vizcaíno reconoce que él mismo «como cazador y como hombre» se ha criado en estas manchas, por lo que está siendo muy duro tener que verlas ahora en estas condiciones. Su amor por la naturaleza y por los animales le ha llevado, junto al resto de compañeros del coto, a volcarse en las labores de reparto de comida y agua que tanto necesita la fauna local. A continuación mostramos una de las publicaciones que desde la sociedad local han publicado en Facebook y en la que se puede ver a varios ciervos caminando entre cenizas.