fbpx

Varios cazadores denuncian intentos de robo de sus perros mientras estaban cazando en Toledo

Jara y Sedal habla con un cazador al que tres individuos intentaron robarle un perro mientras cazaba en Novés (Toledo).

Podenco andaluz. © Shutterstock
Podenco andaluz. © Shutterstock

Los furtivos de liebres y ladrones de galgos no parecen ser el único problema de los cazadores. Durante la última temporada han sido varios los casos que se han hecho públicos a través de las redes sociales en los que algunos aficionados han denunciado ser víctimas de intentos de robo de sus perros mientras estaban cazando. Muchos de ellos señalan a los animalistas como presuntos autores de esos intentos de hurto.

Jara y Sedal ha hablado con uno de esos cazadores. Se trata de un vecino de la localidad toledana de Novés, que ha denunciado el intento de robo de dos de sus podencos con los que, el pasado domingo, estaba practicando la actividad cinegética en los alrededores del municipio. El vecino, cuya identidad prefiere mantener en el anonimato por miedo a represalias, explica que se encontraba cazando conejos en los terrenos de su coto cuando tres individuos -dos mujeres y un hombre- intentaron capturar a uno de sus canes, que estaba rastreando conejos en una zona en la que había cañas.

Un coche Citroën Xsara de color rojo

«Quisieron cogerme una perra, le estaban acorralando entre las cañas y, como era una perra nueva y era un poco arisca, no se dejó», explica el cazador. Cuando se percató de la situación, el dueño del animal se dirigió hacia ellos para pedirles explicaciones y recuperó a su cachorra. «Esta situación podría extenderse a otros lugares y a otros compañeros», declara a Jara y Sedal, de ahí que decidiese alzar la voz y hacerla pública a través de las redes sociales.

«No sé si eran o no animalistas, supongo que sí, pero lo que no se puede permitir es que estés cazando en el campo, algo por lo que pagas, y encima vayan y te quieran quitar a tu perro», lamenta el cazador. «En cuanto los vi, les dije que no estaba abandonada», ya que «ellos lo primero que preguntaron era que si lo estaba». «Una de ellas me preguntó si de verdad era mía la perra y que cómo podía demostrarlo. Yo la llamé y, efectivamente, vino hacia mí», explica el cazador. Por último, los tres individuos abandonaron el lugar en un coche Citroën Xsara de color rojo.  

Otros casos de robos de perros protagonizados por animalistas

Este caso recuerda al que recientemente ha narrado este medio protagonizado por un grupo de animalistas que lleva haciendo imposible la vida del cazador alicantino Antonio Soler desde hace tres años en Jávea (Alicante). Soler denuncia que los animalistas le han robado siete podencos en los últimos años justificando que se los llevan «a un lugar mejor» y que no han parado de acosarlo con pintadas en sus perreras.