fbpx

Varios cazadores de Teruel se convierten en los ángeles de la guarda de este corzo

El animal había caído a un canal y no podía salir. Varios cazadores lo vieron y lograron salvarlo antes de que se ahogara.

corzo

El cazador Adrián Milián, natural de la localidad de Alcañiz (Teruel), ha grabado este sábado 8 de mayo la «trampa mortal» que supone uno de los canales de agua de la zona para la fauna silvestre y lo que los cazadores hacen por salvar a los animales que caen en ella. La filmación muestra la realidad que este tipo de construcciones suponen especialmente para los corzos, condenados a morir porque no tienen infraestructuras para salir.

En el vídeo, que ha enviado a la redacción de Jara y Sedal Milián, se ve cómo el cazador libera a un corzo que había caído al agua con la ayuda de varios compañeros.

El cazador acompañó al corzo desde la orilla hasta que pudo liberarlo

«Estamos en el canal de La Estanca de Alcañiz y esto es lo que ocurre día tras día, por desgracia, sin que nadie tome ninguna medida ni haga nada por salvarle la vida a estos pobres animales», comienza denunciando el cazador en la grabación.

«Luego los cazadores somos los malos, pero mirad, llevo una hora caminando junto a él, acompañándole a una salida, y ahora que encontramos una vemos que el corzo es arrastrado por la corriente del agua hasta la rejilla, donde puede morir», dice mientras los compañeros levantan al cérvido y lo liberan de nuevo a su hábitat.

El mismo canal en el que un cazador descubrió cinco corzos muertos en 10 minutos hace unos días

Los corzos muertos en el canal. © G. M.

En solo diez minutos, el cazador Rubén Martínez grabó el pasado 26 de abril la dramática imagen de cinco corzos ahogados en este canal cercano a la localidad de Alcañiz. En el vídeo no sólo se ven los corzos que el hombre ha recogido, sino otros que siguen pasando arrastrados por la corriente: «No sé de quién es responsabilidad de vallarlo, pero los que defienden los animales y están en contra de los cazadores porque abatimos un animal que siempre nos lo comemos y no se tira a ningún basurero podrían venir a ayudarlos…», denuncia el cazador en la grabación. Esta es.