fbpx

Un joven cazador en silla de ruedas abate este extraordinario jabalí

Javier Fernandez-Caballero

José Manuel Suárez Tachi, que en 2015 sufrió un accidente al caerse desde una roca durante una cacería que lo dejó en silla de ruedas, vivió hace unos días este inolvidable lance junto a unos amigos en León.

13/1/2020 | Redacción JyS

cazador jabali
Tachi, con el jabalí. / JyS

El joven cazador leonés José Manuel Suárez ‘Tachi‘, que en 2015 sufrió un accidente al caerse desde una roca durante una cacería cerca de la localidad de Almuzara que le dejó en una silla de ruedas, ha vuelto a protagonizar un bello capítulo en su trayectoria cinegética al abatir un destacable jabalí hace unos días.

Fue en una batida organizada por unos amigos suyos en las cercanías de Valdeteja, localidad perteneciente del municipio leonés de Valdelugueros. «Tuvieron la amabilidad de invitarme y allí me trataron con un cariño excepcional», nos cuenta ‘Tachi’. «Me pusieron en un sitio que habían buscado ellos con antelación durante los días previos para no correr peligro», asegura el joven.

Desde primera hora en la que la batida se puso en marcha, «todos los cazadores estuvieron pendientes de mí, fue muy agradable todo», admite. Era un puesto «bastante bueno» además, «con una collada de monte», pero lo peor fue que «estuve al sol todo el día», narra en tono jocoso el cazador.

cazador jabali
Otra imagen del jabalí y del puesto. / JyS

El animal llegó a media mañana aproximadamente. «Lo vi de lejos cómo salía, pero no disparé porque no estaba seguro», comenta el joven. «Me estaban diciendo por la emisora que era muy muy bueno, pero yo seguí paciente hasta esperar la oportunidad perfecta», confiesa José Manuel.

De repente, el verraco «se me cruzó por una pradera corriendo, le disparé a unos 140 metros y en la primera ocasión no le di, acertando a la segunda en la zona de la columna. Vi cómo cayó desde el monte hacia abajo e intenté rematarlo porque venían perros detrás de él, pero finalmente tuvo que ser rematado a cuchillo por los perreros», comenta el joven. El animal pesó unos 90 kilos y contaba con unas destacables defensas: «Sea o no sea medalla, me quedo con la sensación de haber abatido esta pieza y con el cariño con el que me trataron todos los cazadores y amigos aquel día», finaliza.

La historia de ‘Tachi’

El primer día que se unió a la cuadrilla tras el accidente, sus compañeros le regalaron un nuevo chaleco firmado. / T.

‘Tachi’ narró el pasado mes de marzo a Jara y Sedal su historia, explicando cómo vivió el angustioso momento de su percance. Tras la caída desde una roca, una herida de la zona lumbar fue la causante de la lesión más grave, dejándolo en silla de ruedas. «Iba andando por un peñasco y, de repente se desprendió un trozo de piedra, me resbalé y caí», dice.

«La caza me ha seguido dando vida e ilusión -confiesa-. Es algo que lo tienes desde pequeño y estás ansioso de que llegue septiembre para cazar. Toda la vida he estado pensando en ello», admite. «Ahora no cazamos de la misma forma, no es lo mismo ni parecido, pero bueno, sé que no es perderlo todo».

En este sentido dice: «A mí siempre me ha gustado salir con los perros a las batidas, ahora tengo que salir al puesto y a las batidas, lógicamente. La codorniz y la perdiz se fastidió… Es algo que se echa de menos, sobre todo poder cazar esas especies y salir con los perros. Tenía perros de caza, especialmente sabuesos, y la experiencia de ir con ellos no la puedo vivir», relata. Esta es su historia completa.