fbpx

Roban su perra de caza y pide ayuda para difundir su imagen y la de los ladrones

Un cazador catalán denuncia el robo de una podenca el pasado sábado y pide ayuda para inundar las redes con la foto de su perra y la de los ladrones, captada por una cámara de seguridad.

Imágenes del robo de la perra de caza y la podenca.
Imágenes del robo de la perra de caza y la podenca.

El cazador catalán Aram Medina, natural de la localidad de Montblanc, ha denunciado el robo de una podenca de tres años de edad el pasado sábado, 12 de diciembre, sobre las 20:00 horas de la tarde en una perrera de su propiedad, situada en las cercanías del citado municipio.

Medina ha dado a Jara y Sedal los detalles de un robo que le fue notificado al instante al teléfono móvil gracias a las cámaras de seguridad que tiene instaladas en la perrera. «Enseguida que me llegó al móvil la notificación de que mi perrera estaba siendo asaltada, llamé a los Mossos D´Esquadra y se presentaron junto con la Guardia Urbana en el lugar», explica Medina, que utilizaba esta podenca blanca y marrón para cazar conejos en su coto de Montblanc.

«Los ladrones, al ver que con la cizalla no podían cortar el candado, lo intentaron con la valla, consiguiéndolo», explica. Se saltaron por ésta y le robaron a la podenca: «Sabían a lo que iban. Debieron darle algún chivatazo», declara Medina, que ofrece su número de teléfono, el 686 70 70 44, por si alguien tiene alguna pista de su podenca, que no tenía tatuada ninguna oreja.

Revientan la puerta de la casa de un cazador y le roban siete pointer: ahora pide ayuda para encontrarlos

Revientan la puerta de la casa de un cazador y le roban siete pointer: ahora pide ayuda para encontrarlos
Butrón por el que sacaron a los pointer.

El cazador valenciano Vicent Garsó se encuentra «destrozado». La noche del domingo al lunes, unos individuos entraron en su casa de campo con fuerza y le robaron los siete perros de raza pointer que utiliza para sus jornadas de caza menor en las cercanías de la localidad de Xátiva. «Estoy pasando unos días terribles, ni me lo creo, me duele mucho», confiesa a Jara y Sedal el cazador afectado. Así ocurrió todo.