fbpx

Un cazador a los ecologistas: «Me gustaría veros dar de beber a la fauna con más de 40 grados como nosotros»

Un cazador instala bebederos en sus cotos de caza menor y denuncia que ni Ayuntamientos ni instituciones le han ayudado a pesar de las reivindicaciones durante más de 15 años: «En vez de darle las subvenciones a los ecologistas, se las deberían dar a los cazadores y a los cotos, que son los que están mirando día a día por la naturaleza».

Javier Fernandez-Caballero

«Me gustaría ver a los ecologistas a dar de beber a la fauna con más de 40 grados como nosotros». Son las palabras del joven cazador ciudadrealeño Juan Vicente Torres Riaza, que es gestor de dos cotos de caza menor cercanos a la localidad de Valdepeñas y que ha pagado de su bolsillo, en los últimos días, tres bebederos de 3.500 litros de agua cada uno para dar de beber a la fauna silvestre.

«Aunque los bebederos tienen 3.500 litros, por miedo a que se ahogue a un animal le echamos solamente 2.000 litros cada 15 días, quedando unos 7 centímetros de agua aproximadamente. No lo llenamos hasta arriba por miedo a ahogamientos», asegura el joven, que está enorgullecido de su padre, «que es el que de verdad pone alma en el coto, el que se levanta a las 6 de la mañana todos los días para que a los animales no les falte de nada».

«En vez de darle las subvenciones a los ecologistas, se las deberían dar a los cazadores y a los cotos»

«No hay nadie que ame más la naturaleza que un cazador. Nosotros perfectamente podríamos explotar nuestro coto sin bebederos –aunque tendríamos menos animales-, pero tenemos claro que hay que gastarse el dinero en la naturaleza, que hay que apostar por cuidar el entorno, que hay que ser gestores del ecosistema, algo que va intrínseco en la palabra cazador», defiende este joven comprometido con el mundo cinegético.

«En vez de darle las subvenciones a los ecologistas, se las deberían dar a los cazadores y a los cotos, que son los que están mirando día a día por la naturaleza incluso a pesar de las circunstancias climatológicas», relata Juan Vicente. «Nos dedicamos desde hace 15 años a la gestión de los cotos, y desde hace mucho tiempo llevamos demandando a los Ayuntamientos cercanos a éstos que nos echen una mano a dar de comer y beber a la fauna, pero viendo la inoperancia finalmente hemos decidido optar por hacerlos nosotros. Nos cuesta más, sí, pero nos quedamos tranquilos y orgullosos de hacerlo», defiende.

17 días de caza menor a lo largo de la temporada en este tipo de cotos

«Desde que empezó la crisis, los cotos les cuestan dinero a los propietarios… y encima tienen que lidiar con las numerosas críticas de los ecologistas subvencionados, algo que no tiene ni pies ni cabeza», denuncia el joven. «Y, además, con el condicionante de que no sólo beben en estos lugares animales cinegéticos, sino jilgueros y otras especies protegidas que se benefician de la verdad de la caza», pone en valor Torres.

Este tipo de cotos se sustenta económicamente gracias a los 17 días de caza menor que ofrecen durante toda la temporada para cazadores de toda la geografía nacional, especialmente del Levante español.

Los cazadores, los que más gastan en conservación

conservacion de la naturaleza


Lo demuestra un estudio elaborado por Deloitte para la Fundación Artemisan: los cazadores son el colectivo que más dinero gasta en conservación en España. Aunque el dato más impactante del estudio es que la caza genera 6.475 millones de euros en España y emplea a 187.000 personas –más incluso que el sector de la automoción– el estudio también afirma que el de los cazadores es el colectivo que más dinero invierte en conservación en España, después de las administraciones públicas. Concretamente 287 millones de euros anualmente, de los cuales se beneficia toda la biodiversidad.

El análisis realizado por Deloitte descubre que el 36% de los titulares de cotos y el 46% de los organizadores profesionales de caza que gestionan terrenos cinegéticos en España invierten recursos económicos en el mantenimiento de sus cotos. En total, destinan 233 millones de euros a repoblaciones y otras inversiones de conservación medioambiental y 54 millones de euros al mantenimiento y adecuación de accesos, pantanos, podas, mejora del monte y cortafuegos. Puede acceder al estudio completo en este enlace.

Deja una respuesta