fbpx

Caza con su novia un gran jabalí de 130 kilos en un coto abierto del Alto Tajo

Un joven caza junto a su novia en el Alto Tajo alcarreño un descomunal jabalí con un trofeo de infarto. Llevaba un mes tras sus pasos.

El cazador y su perro con el enorme jabalí. © M. T.

El cazador alcarreño Sergio Bravo, natural de la localidad de Mondéjar (Guadalajara), ha abatido en espera junto a su novia Silvia un jabalí con un descomunal peso y trofeo en el Alto Tajo. El animal «pasaba perfectamente los 130 kilos» -confiesa el cazador- y tenía unas navajas que sobresalían 8,5 centímetros de su mandíbula. El trofeo ya lo tiene en sus manos el taxidermista y le ha asegurado que «será medalla de plata o incluso oro».

Así se hizo este cazador alcarreño con el tremendo jabalí

Otra imagen del enorme jabalí. © M. T.

Tras un mes detrás de él y varias noches saliéndose con la suya, este cazador consiguió ganar la partida al animal en la cuarta semana de esperas: «Me entraba al cebadero muy receloso, daba mil vueltas hasta que accedía y, una vez dentro, era imposible dispararle, porque al mínimo destello de luz salía corriendo», relata sobre la condición del animal y la dificultad de dispararle con linterna.

La desesperación se apoderaba del cazador. Bravo narra que «ya no sabía cómo hacerlo y pensé esperarle a la salida de su encame, creyendo que el animal no estaría tan alerta como en el cebadero, y así fue». «Llegué al coto más bien temprano, y me coloqué en el barranco donde creía que podía dar la cara y, todavía de día se presentó careando por la ladera», explica.

El cazador explica cómo fue el apasionante lance en la noche definitiva: «Cuando le vi por el visor de mi rifle no me podía creer tener un animal así en la mira. En cuanto el animal me dio opción, efectúe el disparo», relata sobre un tiro bien ejecutado pero que, aún así, permitió a la pieza correr hasta un pinar cercano.

Tiempo prudencial y pisteo del jabalí. El cazador esperó un tiempo y cogió a su teckel, de nombre Curro, para dirigirse al lugar del disparo: «El perro cogió el rastro perfecto y, a unos 150 metros, ahí estaba», explica. «No me lo podía creer, tanto tiempo detrás de él y al final lo había abatido: fue algo increíble que todavía no me creo», confiesa por último Bravo.

El equipo utilizado. Durante el lance, el cazador utilizó un rifle Tikka Super Varmint en calibre .270 Winchester Short Magnum cargado con munición Winchester Silvertip.

La mejor historia de caza en Jara y Sedal será premiada con este magnífico pack Beretta

premio a la mejor historia de caza

¿Has cazado algún animal destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico pack Beretta compuesto por una mochila, unos cascos de protección, un paraguas y una bolsa para portar tu munición.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza mayor, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te damos todos los detalles del concurso.