fbpx

La caza, más necesaria que nunca: los jabalíes amenazan esta joya natural española

Así lo indica un estudio científico, liderado por la Universidad Complutense de Madrid y hecho en colaboración con científicos del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC).

Varios jabalíes en un humedal. ©Shutterstock

El aumento de la población de jabalíes amenaza el éxito reproductivo de las aves acuáticas del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y de otros humedales de la cuenca alta del Guadiana.

Esta es la principal conclusión de un estudio científico liderado por la Universidad Complutense de Madrid y hecho en colaboración con científicos del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, de la Universidad de Castilla-La Mancha y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El estudio, publicado en la revista Ecological Indicators, señala que el incremento de jabalíes que se está produciendo en casi el 80% de los humedales afecta también a la población del conejo silvestre, que es una presa clave para muchos depredadores amenazados, como el águila real.

Un impacto del jabalí que llega a ‘niveles insostenibles’

Cama, hozaduras y excremento de jabalí en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. © IREC

La investigación muestra que el jabalí, gracias a sus características (mamífero omnívoro, prolífico y muy adaptable), se está expandiendo en los veintiséis humedales analizados, sobre todo en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, donde su impacto está llegando a ‘niveles insostenibles’, advierten los autores.

La protección de ciertos entornos y especialmente la ausencia de caza favorecen la proliferación del jabalí, lo que tiene un efecto cascada sobre el conjunto del ecosistema.

El pato colorado (Netta rufina) nidifica en la Mancha Húmeda y es una de las especies de aves acuáticas más emblemáticas de humedales como Las Tablas de Daimiel. © IREC

«Su abundancia condiciona la productividad de toda la comunidad de aves acuáticas que se reproducen en las orillas o en islas de las lagunas, ya que los nidos son destruidos por él», añade Christian Gortazar, investigador del IREC.

A la vista de estos datos, los investigadores proponen mejorar la gestión y el seguimiento de las poblaciones de jabalí a largo plazo con ayuda de indicadores poblacionales.

«Un buen indicador de la población del jabalí es el índice de estimación de la abundancia del jabalí (FBII). Un valor superior a 0,2 indica una tasa elevada que reduce ‘seriamente’ la abundancia de conejos y la productividad de las aves acuáticas. Otras medidas incluyen la gestión del hábitat y la protección de las zonas de nidificación de las aves afectadas», concluye Viñuela.