fbpx

Un joven caza un jabalí de 145 kilos junto a sus podencos y se lo dedica a su padre fallecido

El rehalero Pablo Marco narra cómo abatió, el pasado fin de semana, un descomunal jabalí de casi 150 kilos de peso, el más grande que se recuerda en su pueblo. Se lo dedica a su padre, quien le enseñó «a amar la caza».

jabalí 145 kilos Zaragoza
El joven, con el enorme jabalí. © J. A.

El joven rehalero de 21 años Pablo Marco abatió, el pasado fin de semana, uno de los jabalíes más grandes de lo que va de temporada y, según él mismo narra, el más voluminoso y pesado que se recuerda en las últimas décadas en su localidad, Ambel, en la provincia de Zaragoza.

Así se desarrolló la batida en la que cazaron

Una imagen más del gran jabalí. © J. A.

El cazador explica que la batida, que se llevó a cabo en las faldas del Moncayo, la conocida montaña del sistema Ibérico situada entre las provincias de Zaragoza y Soria, la conformaron diecinueve puestos y cinco rehalas, compuestas por doce canes cada una de ellas. Él participaba como rehalero con once podencos y una alana, que fue la valiente que sacó al gran jabalí de la mata a pesar de que éste casi la hiere de gravedad.

Así dio comienzo la batida. Por la mañana temprano, los cazadores organizaron sus puestos y se dispusieron a cazar un monte situado en la zona superior del pueblo, explica el cazador a este medio. «Yo iba con mi hermano resacando al lado de unos barbechos grandes, donde había dos matas de coscojos y, encima de ellos, unos almendros», relata sobre el lugar en el que desencamaron al jabalí.

Su alana comenzó a marcar al macareno. Segundos después, su alana -la única de esta raza que llevaba en su rehala- empezó a marcar dónde se encontraba el jabalí, «y su reacción fue meterse de lleno a por él en un segundo». Eso hizo que el verraco hiriese, aunque no de gravedad, a la perra hasta en dos ocasiones, por lo que salió de culo y fue entonces cuando el jabalí echó a correr del lugar. Con mucho esfuerzo, el can había logrado desencamarlo.

Dos certeros disparos de escopeta. El cazador, armado con su escopeta, disparó en cuanto vio la oportunidad hasta en dos ocasiones de forma certera. Cuando fue a cobrar la pieza, se topó con el tremendo volumen que tenía: 145 kilos y unas imponentes defensas que ya están en manos del taxidermista, quien le ha adelantado que el trofeo «casi seguro será medalla».

Por último, Pablo Marco dedica la captura a su progenitor fallecido el año pasado: «Va en honor a mi padre que ha sido cazador de jabalí toda la vida y desde pequeño me ha enseñado a amar la caza».

La mejor historia de caza en Jara y Sedal será premiada con este magnífico pack Beretta

premio a la mejor historia de caza

¿Has cazado algún animal destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico pack Beretta compuesto por una mochila, unos cascos de protección, un paraguas y una bolsa para portar tu munición.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza mayor, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te damos todos los detalles del concurso.