fbpx

Caza un viejo corzo con un grueso perlado y unas luchaderas «de infarto»

Este cazador abatió el pasado 10 de abril en su coto de Castellón un corzo con un espectacular trofeo muy perlado y con unas impactantes luchaderas.

corzo
El cazador, con el corzo. © J. F.

El cazador Héctor Chillida, de 29 años de edad, abatió el pasado 10 de abril un corzo con un espectacular trofeo en su coto de la provincia de Castellón. El animal tenía unas cuernas «muy gruesas, uniformes, y muy perladas, con unas luchaderas de infarto», expone el cazador.

Chillida, con el que ha hablado Jara y Sedal, explica que era un animal que tenía controlado «desde hacía varias semanas», si bien hasta el Domingo de Ramos, primer día que dispuso del correspondiente precinto, no pudo ir tras sus pasos. Aunque estuvo cazando también corzos el día anterior en un coto de Huesca, decidió salir el domingo de nuevo «a pesar del cansancio», destaca.

«En los días previos lo había podido ver de lejos y me imaginaba que era bueno, pero no de esas características», confiesa el cazador. «El animal salía a una siembra, pero no veía aquella tarde movimiento en ella hasta que vi que dos corzos comenzaron a perseguirse», señala sobre el inicio de un lance que tuvo lugar sobre las 20:30 horas de la tarde. «Pensaba que el corzo grande estaba echando a otro pequeño pero al, mirar los por los prismáticos, comprobé que no, que era una pelea aislada, y que el corzo que yo buscaba se encontraba solo», expone Chillida.

«Se me puso el corazón a mil»

Otra imagen del corzo. © J. F.

El cazador reconoce que se le «puso el corazón a mil» cuando localizó al corzo grande. Por ello, necesitó tranquilizarse unos minutos antes de realizar el disparo que llevó a cabo con su rifle Sauer S100 en calibre .270 Winchester Magnum cargado par al ocasión con munición Hornady de 130 grains. «Traté de respirar hondo varias veces porque estaba con las pulsaciones muy elevadas y, gracias a ello, el disparo en el codillo fue perfecto, ya que cayó sobre sí mismo el animal», explica.

«No cabía de la emoción cuando vi lo que había abatido»

Cuando el cazador se acercó al corzo, se echó las manos a la cabeza: «No cabía de la emoción; lo primero que hice fue llamar a dos amigos para contárselo. No me lo creía», describe sobre el emocionante momento. Por último, Chillida ha querido destacar que cuenta con un perfil en Instagram (Cazaxtrem.) a través del que difunde los valores del mundo cinegético.

La mejor historia de corzos de esta temporada conseguirá un monocular térmico valorado en más de 2.000 euros

sorteo Burris H50 historia corzo

¿Has cazado ya algún corzo destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico monocular térmico Burris H50.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza de corzos, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.