fbpx

Esta es la arrolladora carta de un joven de pueblo a Teresa Ribera por querer prohibir la caza del lobo

«Hay que hacer las leyes manchándose las botas de barro, no legislar desde un despacho sin saber diferenciar una cabra de una oveja», denuncia Daniel Martín.

Javier Fernandez-Caballero

Esta pasada semana se abrió el periodo de alegaciones contra el proyecto de orden ministerial para incluir el lobo ibérico (Canis lupus) en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, que estará abierto hasta el próximo 26 de febrero. Jara y Sedal publicó en primicia el anuncio, y uno de nuestros lectores, el joven Daniel Martínez Pérez remitió una carta para manifestar su disconformidad.

Martínez, es un joven de León que ha contactado con esta revista para compartir su misiva, y en ella detalla la realidad que viven numerosos ganaderos de su zona con los ataques de lobo. Reproducimos a continuación la carta íntegramente:

Buenos, días me llamo Dani y creo que el lobo debería seguir controlándose como se estaba haciendo por varios motivos.

-Aunque lleva años cazándose ha aumentado claramente su población, llegando a verse en lugares donde nunca se vieron lobos y aumentando una barbaridad las manadas donde ya los había. Incluso en mi pueblo de León, con muchas más hectáreas de maíz que de monte, he llegado a ver varios ejemplares en los últimos 3 años, siendo yo una persona que visita el monte 30 veces al año por la caza.

-Cada vez a la gente que vive en los pueblos pequeños, sobre todo los de montaña se le mete más presión vía legislativa, como con esta prohibición que tanto jornal hará perder a muchas familias siendo su único sustento, provocando así que cualquier ganadero o agricultor quiera que sus hijos se vayan fuera, que ninguno se quede a «sobrevivir» de ganadero o agricultor en el pueblo, que estudien y olviden esa vida, ya que ven por ellos mismos que cada vez más leyes impiden la realización de un trabajo muy digno que nos da de comer a todos y que lleva toda una vida haciéndose.

Qué mayor honor habría para un padre que sus hijos siguieran con el negocio familiar que tantas generaciones alimentó a media España y a tantos olvidados abuelos de los hoy animalistas de ciudad que olvidan sus raíces pero buenos bocadillos de chorizo de la matanza del abuelo comieron.

Ahora está de moda criticarlo todo, la caza, la pesca, el olor a ganado, las cagadas de vaca en las calles y hasta urbanitas de vacaciones critican a los gallos despertadores. Nadie recuerda ya de dónde vienen, de que si esa gente se niega a levantarse por la mañana los 7 días de la semana y trabajar duramente, la comida no llegaría a sus supermercados en calles muy bonitas de ciudad, donde no huele a cuadra, no molestan los gallos ni se ve sangre salir del animal cuyos filetes comen a diario, porque claro, es más bonito criticar al cazador que se come lo que caza e intenta sacrificar ese animal lo antes posible en vez de hacerlo como hacen ellos, delegando esa muerte en los del matadero donde creen que no sufren los animales.

Animalistas de redes sociales en el sofá, en vez de mancharse las botas de barro para ver la realidad del campo, que hay pueblos enteros que se mantienen vivos gracias a 2 ganaderos, 10 agricultores y 30 jubilados, donde arrendar los terrenos a cazadores para fines cinegéticos consigue con ese dinero poder celebrar su única fiesta del año y arreglar las goteras del barucho del pueblo que los días que ingresa 10€ es fiesta nacional.

Dejen ustedes de arruinar el mundo rural, ¿o acaso pretenden que nos vayamos todos a vivir a la ciudad para que haya aún más colas y atascos, aún más problemas de vivienda, aún más contaminación?

Por favor, las leyes hay que hacerlas escuchando todas las partes implicadas, manchándose de barro las botas para ver en primera persona lo que ocurre, no porque me lo cuenten los asesores, y no legislar desde un despacho, sin saber la diferencia entre una cabra y una oveja.

Les invito a desplazarse a zonas donde el lobo ataca casi a diario, viendo en primera persona la cara de un ganadero llorando desolado al llegar y ver que esa noche una manada de lobos ha matado a un mastín, 30 ovejas preñadas, herido a otras 40 y otras 50 estresadas y exhaustas han abortado después de una noche infernal de persecuciones, mordiscos y compañeras muertas.

Al resto de comunidades autónomas que votaron NO al control del lobo porque ellos nunca tendrán ese problema me da pena que no sean un poco más empáticos, ya que si ahora votáramos todos si mandar o no ayudas por zona catastrófica por la nieve, ¿que pasaría?

Un saludo a todos desde el mundo rural olvidado de España.

Gracias.

Llamada de auxilio de una joven ganadera: «La caza del lobo es muy necesaria»

ganadera y lobo
La ganadera, durante el vídeo y un lobo en una foto de archivo. © Facebook y Shutterstock

Lucía Velasco, una ganadera asturiana que fue recientemente premiada por el Ministerio de Agricultura con un galardón a la innovación de la mujer rural, también ha denunciado a través de un vídeo en YouTube la inclusión del lobo en el listado de especies de protección especial.