Comparte con tus amigos










Enviar

En esta ocasión me he vuelto a desplazar a unos de los destinos de pesca favoritos por muchos de nosotros, se trata del embalse de Sierra Brava y más concretamente a la finca Las Villalbas. Gestionada por nuestro amigo Pepe, que es quien oferta multitud de posibilidades para que podamos pescar allí con totales garantías. Si queréis ver cómo hemos disfrutado y qué sesión tan intensa de pesca hemos tenido ¡No os podéis perder estas líneas!

19/5/2019 | Juan Carlos García

La finca las Villalbas

Es una zona excelente de pesca y con largas orillas para dar gran diversidad a todos aquellos que queráis ir por allí, zonas con reculas, encinas sumergidas, aguas someras e incluso pasos de cauce de río… Vamos, ¡un lujo para los que les gusta disfrutar de la pesca al máximo!

Las posibilidades de tener una gran sesión de pesca son muy altas, ya que en esa zona existe un gran cantidad de carpas comunes y royales. Los tamaños oscilan, ya que es aquí donde la pericia y el conocimiento del pescador juega un papel importante. Como dato a tener en cuenta es que pueden sacarse peces por encima de los 14 kilos, llegando en alguna ocasión a alcanzar los 18 ó 20 kilos aunque la mayoría están entre los 7 y 12 kilos de peso.

La finca también cuenta con una casa para poder alquilar y poder pasar unos días de auténtico lujo, pudiendo contemplar unos amaneceres y atardeceres dignos de ver, sin dejar tampoco a un lado la bella estampa de encinas y aguas claras que tiene el embalse de Sierra Brava.

La pesca en las Villalbas

Este pasado puente de mayo mi compañero Marcos y yo nos desplazamos a la finca las Villalbas a pasar unos días de pesca. En Zorita (Cáceres) nos esperaba Pepe para llevarnos hasta el puesto de pesca y darnos siempre sus opiniones y consejos para afrontar la sesión con todas las garantías.

Una vez montado el puesto y sondeada la zona nos pusimos a dejar nuestras posturas en el agua. Cual fue nuestra sorpresa que nada más meter la primera caña ésta se arranca de tal forma que no nos lo podíamos creer ¡Teníamos nuestra primera captura! y lo que es más sorprendente un ejemplar de 11 kilos nada más empezar.

Ahora tocaba meter la segunda caña y de nuevo sorpresa, nada más meterla ¡Pipipiiiiiiiiii! arrancada monumental ¿otra?, nos preguntamos. Así fue y de nuevo otra preciosa común de dos dígitos que en esta ocasión dio en báscula 10,5 kilos. No habíamos empezado a tener las 4 cañas en el agua y ya teníamos dos buenos ejemplares de carpas comunes, peces por cierto los de Sierra Brava muy fuertes y resistentes haciéndote pensar en más de una ocasión que lo que tiene prendado al otro lado de la línea es un pez de dimensiones descomunales.

Esto prometía y así fue, fueron tres días de auténtica resistencia por nuestra parte, con un total de más de 50 carpas fuera del agua e infinidad de picadas. Comunes y royales abordaban nuestras cunas haciendo muchos dobletes, tripletes y hasta en ocasiones llegando a tener prácticamente 4 picadas en todas nuestra cañas ¡Una maratón de pesca en toda regla!

La estrategia que empleamos

Desde un principio decidimos poner nuestras cañas en el paso natural de los peces. Esta generalmente se encuentra situada en la confrontación de las dos orillas, es decir, en la caída de nuestra orilla y la subida de la otra de enfrente. Es cierto que esto va a depender de la proximidad o lejanía que tengamos y no siempre nos va a valer, dado que en muchas ocasiones esta se encuentra a una distancia imposible de alcanzar, por ello que siempre tenemos que buscar otras posibilidades.

Dimos con la zona, con el paso y con los cebos ¡acierto pleno! aunque había un pero, la minitalla (carpas de 4 ó 5 kilos) empezaron a hacer acto de presencia. Es aquí cuando mi compañero Marcos y un servidor empezamos a plantear otra estrategia. Esta no fue otra que poner boilies y pellets de mayor diámetro. Los pellets de cangrejo de 22mm y los boilies de squidox y fresa-pescado de addercarp de 24 mm dieron mucho qué hablar. Montando en nuestros hairs verdaderos «collares» para poder seleccionar más a nuestras queridas carpas.

Esto fue todo un acierto, sin descender en número de picadas habíamos logrado aumentar el tamaño de los peces sacando de esta forma el ejemplar más grande de la sesión con un peso total de 13,400 kilos y consiguiendo con esta técnica bastantes ejemplares por encima de los 8, 9 y hasta más de 10 kilos de peso.

¿Cómo puedo hacer para acudir a la finca las Villalbas?

Sólo tienes que contactar con Pepe y él os dará una gran atención personalizada. Su número de teléfono es: 691431349 y recuerda que allí quien mejor conoce el comportamiento del pez es él, principalmente por su experiencia, conocimiento de la materia y profesionalidad.

¿Vas a dejar pasar esta oportunidad de acudir a la finca las Villalbas y tener una sesión de pesca imposible de olvidar? Nosotros no lo hemos dudado ¿y tú?

Buena pesca amigos.

Carpfishing: Sierra Brava y sus excelentes carpas
4.6 (91.67%) 12 voto[s]
Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here