fbpx

Cámaras de fototrampeo que envían imágenes y vídeos a nuestro teléfono: así funcionan

Las cámaras trampa que envían imágenes en tiempo real a nuestro smartphone son una interesante novedad para los cazadores. En este artículo te explicamos cómo son.

Una cámara de fototrampeo que envía foto y vídeo al móvil junto a una imagen captada.

Por Camarastrail

Aquella mañana fría de miércoles, nada más levantarse para ir al trabajo, miró su móvil buscando los correos que había recibido aquella noche. ¡Sí!, tenía 8 fotos de la trailcam situada en el comedero. Las típicas fotos de una piara nada más anochecer, otra de un zorro husmeando el grano y por fin, esta vez sí, a las 1:37 de la mañana la del macareno que le había quitado el sueño los últimos días. Entonces supo que aquel fin de semana conduciría los 108 kilómetros que le separaban del coto donde tenía puesta la cámara y el puesto, para enfrentarse de nuevo al frío y a la larga espera para cazar a tan esperado invitado.

Esto que narramos, que hace tan solo 6 ó 7 años era impensable, hoy en día no solo es posible sino que cada vez es más fácil y barato. Por un lado, por el avance en los equipos de fototrampeo mucho más fiables, pequeños y de gran calidad fotográfica. Por otro, el incremento de la cobertura en zonas de monte así como la bajada de precio de las tarifas de conexión a internet, que es el tipo de comunicación que estas cámaras usan cuando nos envían las fotos. Ahora cualquier cazador puede hacerse con una cámara con envío de fotos sin dejarse una fortuna en ello.

¿Cómo funcionan las cámaras con envío de fotos?

Al igual que el resto de cámaras de caza, cuando detectan movimiento, realizan la foto o el vídeo y lo guardan en la tarjeta, pero además lo envían inmediatamente a nuestro correo. Los modelos con conexión 4G pueden tardar sólo 5 o 10 segundos en enviar la imagen por lo que tendremos casi una visión en directo de lo que está sucediendo.

Para ello necesitan una tarjeta SIM de un operador, como las de los móviles, bien de contrato o de prepago o incluso puede ser una «copia» de nuestra propia tarjeta SIM (las llamadas multisim o multidispositivo), pero siempre con conexión a internet, es decir, con tarifa de datos. Podemos usar la mayoría de operadores existentes, tanto los principales (Movistar, Orange, Vodafone) como los virtuales (Digimobil, ThingsMobile, Symio, etc) aunque es cierto que con estos últimos puede haber incompatibilidades con algunos modelos de trailcam y siempre es conveniente preguntar.

Cámara de fototrampeo.

¿Qué nos ofrecen los nuevos modelos de cámaras trampa con envío de fotos?

Los nuevos modelos pueden conectarse a redes 4G y 3G (siempre que estén disponibles), lo que redunda en mucha más rapidez de envío de las fotos y fotos de más calidad. También permiten enviar vídeos de calidad full HD, que dan mucha información al quedar grabados sonidos de animales que no llegan a entrar en el encuadre (por ejemplo, el típico macho grande que solo entra después de la hembra pero podemos oírle bufar).

Las fotos que toman son de alta calidad, tanto de día como de noche. Algunas tienen óptica de 36Mpx interpolados (14Mpx reales), más que la mayoría de los móviles actuales. La iluminación nocturna es con infrarrojos invisibles o leds negros, lo que hace que no sean vistos por los animales de 4 patas ni tampoco por los de 2.

Una característica muy práctica que incorporan estos nuevos modelos, es la comunicación bidireccional con la cámara. Es decir, podemos comunicarnos con ella cuando queramos, a través de nuestro móvil. Casi cualquier función de la trailcam la manejaremos remotamente. Por ejemplo: pedirle que nos mande una foto inmediatamente, que se desactive y deje de tomar fotos, que nos diga cuánta batería le queda, etc… Con los nuevos equipos hay una fiabilidad altísima en estas opciones, respondiendo la cámara a cada orden mandada para que sepamos que la ha recibido correctamente.

Imágenes captadas con una cámara Spromise a diferentes horas del día.

¿Qué ventajas tienen comparadas con las cámaras de caza sin envío de fotos?

Recibir las fotos en nuestro móvil de forma instantánea, no sólo nos dará grandes emociones y satisfacciones cada día, sino que nos ahorrará tiempo. Como en el ejemplo inicial, sin necesidad de desplazarnos sabremos si un comedero está siendo visitado por ese macho que nos quita el sueño, o si una baña está tomada, de forma inmediata. Gracias a esto, podremos estar al tanto qué zona es más propensa para nuestro rececho o espera de manera anticipada, evitando el tiempo y el coste del desplazamiento.

Pero no sólo eso, sino que la cámara de caza nos dice cuánta batería le queda en cada momento o la cobertura que tiene. No tendremos que preocuparnos de si nuestra trailcam se queda «seca», sin energía, porque ya nos avisa ella. Igualmente, saber el tiempo que hace en la zona del puesto o si ha llovido o la temperatura de los últimos días nos pueden ayudar a planificar mejor nuestra espera o rececho.

Un zorro capturado por una cámara trampa.

La vigilancia, una función adicional

Dadas las características que tienen estos equipos, son muchas las personas, fincas y cotos que usan estas trailcam para vigilar y evitar robos, furtivismo, vandalismo, etc. Por la noche son invisibles y la detección de movimiento puede llegar a los 20 metros y detectan tanto coches como personas. El hecho de que nos avisen inmediatamente, aunque estén situadas en sitios inhóspitos a cientos de kilómetros de distancia, las hace especialmente idóneas para estas labores.

¿Son caras estas cámaras?

Depende de las prestaciones que queramos pero a partir de 200 euros encontraremos equipos con gran calidad de fotos, fiabilidad de envío de casi el 100% de las fotos tomadas (una lacra de la que no se libran las cámaras más baratas), e incluso con la ya mencionada comunicación bidireccional. Son equipos hechos para durar, con diseños muy robustos perfectamente adaptados a las condiciones adversas del monte en cualquier estación del año.

En cuanto a las tarifas de las tarjetas SIM que usaremos en la cámara, como mencionábamos antes, hay una gran variedad y los importes no son desorbitados. Por ejemplo, una SIM con bono de 500MB (suficiente para una trailcam) cuesta en torno a los 2,5 euros al mes. Opciones de multisim (copia de nuestra tarjeta) cuestan prácticamente lo mismo, dependiendo del número de multisim que tengamos.

Extraordinario jabalí fotografiado por una cámara trampa Spromise.

¿Qué he de tener en cuenta para comprar una cámara trampa?

Se hace imprescindible que tengan buena calidad de fotos que por la noche no se vea el resplandor de los leds, así como un detector de movimiento y software fiable, cuestión esta última mucho más importante de lo que pensamos.

Aunque hay muchas cámaras con envío de fotos, no todas funcionan como deberían. Lamentablemente las más baratas suelen dar más problemas: no envían todas las fotos que toman, no cogen tanta cobertura y se beben las pilas que da gusto. O no detectan movimiento a distancias medias o largas. Una vez probamos una ¡que cogía cobertura sin tener la tarjeta SIM puesta!

Por eso debemos ir a equipos fiables y que tengan un software ya pulido y sin errores. Marcas como Spromise o ScoutGuard o LtlAcorn dan muy buen resultado. Cogen mucha cobertura, más que la de un móvil y envían prácticamente el 100% de las fotos tomadas. Los modelos más avanzados pueden enviar vídeo y ser controladas mediante una APP desde nuestro móvil.

Gracias a estas nuevas funcionalidades que hemos comentado, estos equipos, aunque más caros, están siendo  adoptados rápidamente tanto por cazadores como por los gestores de cotos y fincas siendo las Administraciones Públicas las últimas en subirse al carro, a través de distintos proyectos de gestión de espacios naturales y observación de fauna. Sin duda, las trailcam con envío de fotos han llegado para quedarse.

Artículo elaborado por Camarastrail, expertos en cámaras de fototrampeo desde 2008.