fbpx

Dan una batida de jabalí en una zona donde creen que no hay nada y les sorprende este monstruo

Eran pocos cazadores y pensaban que los escasos jabalíes que hubiera escaparían por las posturas que habían quedado libres, pero Óscar Mur tuvo la suerte de abatir este macareno.

El jabalí abatido por Óscar Mur en este coto oscense.

Un jabalí dio la sorpresa a una cuadrilla de cazadores el pasado 20 de febrero en Huesca en un coto «en el que no tenían esperanzas», ya que el año anterior había sido todo un éxito y los miembros pensaban que este 2021 habría pocos animales destacados. El afortunado de abatir este macareno con unos imponentes colmillos fue el cazador aragonés Óscar Mur Elvira, que ha narrado a este medio lo acontecido en este coto situado en las cercanías de la localidad de San Felices de Ara (Huesca).

Mur explica a Jara y Sedal que la mañana comenzó planeando la batida entre once amigos, «cazando un monte grande que se suele batir con unas 25 posturas y tres resacadores». No obstante, debido al COVID, este año era difícil encontrar más personal dispuesto en este lugar. «Este monte no lo habíamos cazado en las últimas semanas pero la realidad es que los jabalíes estaban haciendo daño en los campos, por eso decidimos probar suerte».

Así comenzó la mañana

Aunque no tenían demasiadas esperanzas en que saliera la batida tal y como un año antes había resultado, ya que en 2019 lograron cobrar nueve jabalíes y alguno destacable, sí que pusieron toda la ilusión en ello, eligiendo los lugares más querenciosos.

En los primeros compases de la batida se produjeron dos ladras diferentes, algo que «denotaba que la mañana iba a ser entretenida». Y en una de ellas llegó el macho protagonista de esta crónica: «Lo empecé a escuchar por la ladera de enfrente y no había manera de verlo», explica el cazador. Éste se preparó para el disparo con su rifle CZ 550 luxe en calibre .308 Winchester.

El jabalí dio la cara por un testero

Otra imagen de dos de los macarenos abatidos. © O. M.

«Habíamos dejado varias posturas sin coger y no nos podíamos arriesgar a que se colase por alguna de ellas», describe Mur. Por ello, en cuanto lo vio por el testero, trató de meterlo en el visor: «Todo fue muy rápido y el animal cayó de un disparo limpio a unos 80 o 90 metros de distancia», relata el cazador.

Acababa de abatir un animal con unos colmillos de 21 centímetros de largo y 1,9 de ancho. Las amoladeras tenían 6 centímetros de perímetro y 9 centímetros de largo. Todo un espectáculo.

Otro jabalí con unas monstruosas amoladeras que dio a Óscar la sorpresa en una batida por daños

jabalí
Óscar Mur junto a los dos jabalíes. © O.M.

Mur también logró el pasado año hacerse con un tremendo jabalí durante una humilde batida por daños. Fue en una jornada cinegética en un coto social la provincia de Huesca en el que también cazó otro macareno. El protagonista de este doblete afirma a Jara y Sedal que el más grande «podría dar de 112 a 116 puntos». Así fue la jornada de caza.