fbpx

Corren a palos a un grupo animalista que intentaba sabotear una feria rural

Javier Fernandez-Caballero

Un grupo de 40 animalistas saltó a una plaza e interrumpió un evento de doma ecuestre desplegando diversos carteles. Los presentes interpretaron la intromisión como un insulto y decidieron echar a los protestantes a la fuerza.

31/7/2019 | Redacción JyS

Momento en el que los animalistas son expulsados. / YouTube

La ‘Exposición Rural‘ de Buenos Aires -feria de ganadería, agricultura e industria nacional-, situada en el barrio de Palermo de la capital argentina, vivió este fin de semana un episodio inédito y cargado de tensión. Mientras se realizaba uno de los eventos en la plaza principal, un grupo de animalistas irrumpió en escena y exhibió carteles de protesta.

La manifestación fue repudiada por la práctica totalidad de los presentes y, además, un grupo de personas optó por montar sus caballos y echar a los protestantes del lugar, ya que el hecho se produjo mientras se realizaba una actividad de doma ecuestre. Los silbidos que bajaron de las tribunas cuando los manifestantes comenzaron su intervención se transformaron en aplausos, al momento en que los jinetes con sus caballos los empezaron a echar de la plaza.

Durante las siguientes horas al incidente siguió el intercambio de comentarios entre ambos bandos a través de las redes sociales. Aunque los organizadores de la exposición advirtieron de que los caballos que participaban no padecen maltratos, los animalistas se empeñaron en reventar la feria, pero salieron malparados. Este es el vídeo del momento en el que son desalojados:

La anticaza que también salió malparada en Reino Unido

Fue el pasado mes de noviembre cuando las imágenes de una mujer de un habitual grupo radical animalista cayendo al suelo desde lo alto de una valla dieron la vuelta al mundo. 

Los animalistas decidieron cruzar la puerta que daba acceso a una propiedad privada donde se estaba desarrollando una cacería legal y ante la provocación continua a la que habían sido sometidos, algunos de los «simpatizantes o conocidos de los cazadores» perdieron la paciencia abriéndola en el mismo instante en que la mujer decide saltar. Te contamos aquí lo sucedido.