La animalista condenada por reírse de Mel Capitán asegura ser Guardia Civil

Comparte con tus amigos










Enviar

Según ha podido saber Jara y Sedal, la educadora canina Eva Rodríguez, que acaba de ser condenada por celebrar la muerte de Mel Capitán e insultarla, reconoció durante el juicio ser Guardia Civil.

30/11/2019 | Redacción JyS 

Mel Capitán

Ayer se hizo pública una de las sentencias más esperadas por el colectivo cinegético español. Eva Rodríguez, una ‘youtuber’ que se presenta a si misma como educadora canina a través de las redes sociales, fue condenada por haber subido un vídeo en el que celebraba la muerte de Mel Capitán a través de las redes sociales, al tiempo que profería una serie de insultos y realizaba gestos totalmente obscenos, como una ‘peineta’ con la mano o un brindis pocas horas después de conocer su fallecimiento.

Según ha podido saber Jara y Sedal, durante el juicio Eva Rodríguez afirmó que se estaba refiriendo a una cazadora australiana, y no a Mel Capitán, a la que no nombró en ningún momento. Un argumento que la jueza que lleva el caso no creyó, tal y como explica en la sentencia, que condena a Eva por su intromisión en el honor de Mel Capitán. La familia de esta, que estuvo representada por Vadillo Consultoría Legal durante el proceso, acogió con «satisfacción» la noticia, tal y como reconocía a este medio Esperanza Tomás, madre de la conocida bloguera de Jara y Sedal.

La animalista reconoce pertenecer a la Guardia Civil

Durante el juicio, la fiscal preguntó a Eva Rodríguez cuál era su profesión. Esta afirmó que es Guardia Civil, «algo que nos dejó a todos sorprendido en la sala», aseguran fuentes de la acusación. «La fiscal insistió y quiso saber qué rango ocupaba, y ella aseguró que soldado raso», concluyen.

De ser cierto este dato –que este medio no ha podido contrastar–, cabría la posibilidad de que la condenada experimentase algún tipo de sanción por parte del cuerpo, habida cuenta del comportamiento tan deplorable que manifestó hacia Mel Capitán y que ha quedado probado con la sentencia. Una sentencia que le obliga a correr con las costas procesales, a indemnizar a la familia con 5.000 euros, a publicar en sus perfiles de redes sociales un nuevo vídeo pidiendo perdón, y a no volver a realizar ninguna intromisión en el honor de Mel Capitán.

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here