fbpx

¿Por qué han aparecido miles de anchoas varadas en las playas de Guipúzcoa?

La costa guipuzcoana ha amanecido repleta de anchoas varadas que muchos vecinos han aprovechado. Te contamos por qué se produce este fenómeno.

Javier Fernandez-Caballero

Las playas de Guipuzkoa vivieron, el pasado fin de semana, una imagen peculiar: miles de anchoas quedaban varadas sobre la arena. En las imágenes se pueden ver cómo miles de estos peces murieron y fueron arrastrados por las olas hasta la orilla: «Es el ciclo de la vida, pero lo ves y la verdad es que es una pena. Es una imagen bastante triste», señala en Twitter la persona que grabó la escena.

Instituciones como Geoparkea -Geoparque Mundial Unesco de la Costa Vasca, que abarca la rasa mareal entre Deva y Zumaya en la franja costera del mar Cantábrico- también ha publicado las imágenes de las anchoas muertas en la orilla por unas causas que aún se desconocen.

Según declararon a Diario Vasco, «este año la biomasa de anchoa es grande, lo que atrae a depredadores como el verdel, que estos días se ha visto bastante en Gipuzkoa». En su intento por escapar la anchoa acaba acercándose demasiado a la costa y queda atrapada en las rocas o tendida sobre la playa.

https://www.instagram.com/p/CGo0MbtKhBo/

Alarmante imagen del río Tajo a su paso por Cáceres: los peces que alberga esta zona están en peligro

Tajo
La planta inunda todo el río Tajo. / Facebook

Un vídeo grabado el pasado mes de abril por Carlos Caro García, titular del coto de caza intensivo ‘La Atalaya’ –en las cercanías de la localidad cacereña de Garrovillas de Alconétar– hizo hecho saltar las alarmas. En él se ve cómo la azolla, una planta invasora, está asfixiando la vida del río Tajo a su paso por esta zona, y en concreto en el embalse de Alcántara, que se extiende durante decenas de kilómetros.

Esta planta invasora de tipo helechoso ya cubre prácticamente toda la superficie del agua del Tajo, «un gravísimo problema para las numerosas especies que habitan en ellas y para la navegación también», explicaba a Jara y Sedal Carlos Caro. «En noviembre di la voz de alarma con otro vídeo en el que se veían pequeños bancos de plantas, pero la Administración no ha hecho absolutamente nada desde entonces», denuncia.
Puedes consultar la noticia al completo en este enlace.