fbpx

Alemania abandona el Consejo Internacional de Caza y deja de hacer el ranking de trofeos de caza

El Ministerio de Agricultura alemán ha decidido abandonar el Consejo Internacional de Caza tras las duras críticas de este sobre la obstaculización en la importación de trofeos de caza en Alemania.

Un grupo de cazadores tras una batida en Alemania.
Un grupo de cazadores tras una batida en Alemania. © Israel Hernández
Autor: Edu Pompa
Publicado: 17 de diciembre de 2022 / Actualizado el: 2023/01/26 - 19:14

Después de 35 años, el Ministerio de Alimentación y Agricultura alemán -liderado por el partido ecologista Los Verdes– ha decidido abandonar su membresía en el Consejo Internacional de Caza (CIC) y dejar de hacer el listado nacional de trofeos de caza. Según han explicado en una carta enviada al CIC, su salida se justifica después de las críticas recibidas de este consejo sobre la actitud del gobierno alemán hacia la importación de trofeos de caza.

Las críticas del CIC a los planes en Bélgica, Gran Bretaña y Alemania por obstaculizar las importaciones de trofeos de caza no pudieron ser apoyadas por el Ministerio de Agricultura alemán que, según recoge la Asociación Alemana de Caza (DJV) en nota de prensa, habría argumentado su decisión en que la caza sostenible y regulada de «especies protegidas» contradiría «la orientación política fundamental del Gobierno Federal».

El CIC en Alemania y la DJV han protestado contra la decisión de su Gobierno y han pedido que reconsidere su política de prohibición. Ambas entidades destacan que los sistemas de caza bien regulados y monitoreados son insustituibles en la protección internacional de las especies y aseguran los medios de subsistencia de millones de personas.

Los ingresos que aporta la caza garantizan la conservación de los parques nacionales

Durante años, el CIC y el DJV han advertido políticamente y en los medios de comunicación sobre los efectos negativos de hacer que las importaciones de trofeos de caza sean más difíciles o que se prohíban, lo que supondría una pérdida masiva de ingresos para la población rural, poniendo en peligro la seguridad alimentaria de las personas y la pérdida de millones de kilómetros cuadrados de hábitats silvestres en África, Asia y América del Norte y del Sur.

Los ingresos que aporta la caza garantizan la protección y preservación de estos hábitats. También se utilizan para luchar contra el furtivismo y para la financiación de los parques nacionales. El CIC y DJV defienden que no existen alternativas efectivas a medio o largo plazo.

Síguenos en