fbpx

Este es el demoledor alegato en defensa de la ganadería y la caza del lobo de una joven de pueblo

«Se está generando odio, al ganadero, al cazador, a la gente que defiende su medio de vida. Se está generando odio al lobo», denuncia la joven en un escrito sin desperdicio.

Javier Fernandez-Caballero

El medio rural sigue expresando su malestar con el Ministerio de Transición Ecológica. Un ejemplo de ello es la joven ganadera Tania Santamarta, quien ha publicado un demoledor alegato en defensa de la ganadería y del sector cinegético tras el anuncio del proyecto de orden ministerial para incluir el lobo ibérico (Canis lupus) en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, lo que en la práctica supondrá la prohibición de su caza en toda España.

En la carta, publicada a través de sus redes sociales, la joven ganadera leonesa rebate los principales argumentos ecologistas y aborda la realidad del medio rural al que el Gobierno le ha dado la espalda. Este es el texto íntegro:

Después de la decisión final del Ministerio de Transición ecológica, cuya votación es más que manipulada, siendo ésta por Comunidades Autónomas que hace tiempo extinguieron el lobo (u otras que en su defecto ni lo tienen), no entiendo cómo puede haber gente que piense que:

1- Los guardas forestales harán el control. ¿Cuántos animales domésticos van a morir cuando ellos se pongan a hacer dicho control?

2- Es lo mismo que lo haga un forestal que lo haga un cazador.

3- ¿Quiénes son los señores de esas comunidades autónomas para decidir sobre mis animales y mi vida? ¿Tiene más derecho el lobo que mis animales y yo? ¡Ellos son los primeros especistas!

4- Si la titularidad de la cabaña ganadera es compartida, el daño no se paga, ¿de qué vais?

5- En León, si no tienes un seguro privado tampoco cobras un duro, ¿pero nos seguís sangrando? Hablar es gratis: escuchas comentarios cómo «Cuida tu ganado, no lo dejes por ahí tirado, pon mastines en tu vida, estáis invadiendo el hábitat de la fauna salvaje, cazadores y ganaderos», ¿cómo? ¿Perdón? Igual el que invade este espacio eres tú cuando vas a la montaña de ocio y dejas tu basura, con tus perros sueltos. Yo pago mis pastos religiosamente y mis animales no invaden nada, limpian y abonan el monte. Y más cosas que ahora no voy a explicar…

6- Se está generando odio, al ganadero, al cazador, a la gente que defiende su medio de vida. Se está generando odio hacia un animal con el que nuestros antepasados han tenido que convivir e incluso le han temido…

7. Censos engañosos que no se acercan a la realidad, tanto de lobos como de la otra especie protegida, el oso pardo. ¿Alguien de verdad se cree esos censos? Venga ya…

8- Estáis jugando con la vida de mucha gente, tanto los que os metéis con los ganaderos detrás de la pantalla de un móvil, como desde los despachos. Que yo sepa, en ésta vida todos vamos al bar, porque parece que un ganadero no tiene el derecho de ir un día a tomar un café o poder tener vida, parece que un ganadero tiene que estar las 24 horas del día con el ganado, no come, no va al baño, no duerme, arregla los papeles de dicha cabaña desde el monte y manda fax desde allí, recoge el forraje para el ganado en invierno telemáticamente. ¡Claro! El ganadero no se pone malo, y si se pone, que se fastidie, que esté igualmente en el monte con las vacas u ovejas. Hay que escuchar cada tontería, ¡ya está bien!