fbpx

El Seprona espera durante horas a dos furtivos en su coche y los pilla a su regreso

Dos hombres de 37 y 46 años fueron detenidos cuando regresaban a su coche tras haber furtiveado presuntamente varias ciervas en una finca de Cáceres.

furtivos espera seprona

Agentes de la Guardia Civil han detenido a dos hombres acusados de furtivismo tras ser sorprendidos de madrugada en una finca de la localidad cacereña de Serrejón con rifles provistos de silenciador y otros accesorios incluso con un rabo de ciervo recién cortado, «cuando se alejaban en un vehículo de la finca en la que habían sido abatidas, de manera furtiva, varias ciervas», según ha informado Europa Press.

La actuación tuvo lugar el pasado 27 de mayo, cuando agentes del Puesto de Navalmoral de la Mata tuvieron conocimiento de que en una finca de la citada localidad, tres personas pudieran estar ejerciendo el furtivismo.

Fue el propietario de esta finca el que vio a los tres hombres andando por ella y portando, dos de ellas, un rifle con silenciador, tras lo cual escuchó el sonido de algunos disparos que le hicieron sospechar que pudieran haber abatido varios animales de caza mayor.

Los agentes encuentran varias ciervas recién abatidas

Al llegar al lugar, los agentes se desplazaron, junto con el propietario de la finca, hasta la zona donde había escuchado los disparos, en la que encontraron los cuerpos de dos ciervas muertas por disparos con arma de fuego, según relata la Guardia Civil en nota de prensa.

En ese momento, los agentes observaron un vehículo que se encontraba estacionado en las inmediaciones de la finca, en el que no hallaron a nadie, por lo que decidieron realizar una ‘espera’ hasta la llegada de su propietario, por si pudiera tener alguna implicación con los hechos ocurridos.

Tras varias horas esperando, y habiendo pasado ya la media noche, llegaron hasta el vehículo dos personas que tras montarse en él se dispusieron a abandonar el lugar. Poco después fueron interceptados por los agentes que procedieron a su identificación.

Dos rifles con silenciador y un rabo de ciervo recién cortado

Se trataba de dos hombres de 37 y 46 años y vecinos de Plasencia, entre cuyas pertenencias los agentes encontraron dos rifles que llevaban acoplado un silenciador cada uno, balas de distintos calibres, visores térmico y nocturno, linternas e incluso un rabo de ciervo recién cortado, además de otros accesorios, todo lo cual fue intervenido de manera cautelar.

Finalmente, a la vista de los indicios y pruebas obtenidos, los agentes procedieron a la detención de los dos hombres como supuestos autores de un delito contra la flora y la fauna quienes, tras la instrucción de las diligencias policiales, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, en funciones de guardia, de Navalmoral de la Mata.

Destaca la Guardia Civil que la investigación continua abierta para tratar de localizar a una tercera persona, supuestamente implicada en los hechos.