fbpx

Acusan al SEPRONA de decomisar ilegalmente 46 aves exóticas tras una denuncia «falsaria»

La Asociación de Criadores de Aves Exóticas de Galicia acusó al SEPRONA de proceder al «ilegal decomiso» de 46 especímenes de aves exóticas. Afortunadamente, la Juez ha acordado ahora su devolución.

Dos agentes del Seprona de la Guardia Civil. © Guardia Civil
Dos agentes del Seprona de la Guardia Civil. © Guardia Civil

Actualizada a fecha 25-07-2022

La Asociación de Criadores de Aves Exóticas de Galicia acusó al SEPRONA de decomisarle ilegalmente 46 aves exóticas tras una denuncia «falsaria», según se expone en una nota de prensa enviada por Elven Comunicación a la redacción de Jara y Sedal el pasado 12 de julio.

En la nota, se exponía que el pasado 29 de junio de 2022, bajo petición que fue irregularmente atendida por la Juez sustituta del Juzgado de Instrucción número 1 de O Porriño, el SEPRONA procedió al «ilegal decomiso» de estos 46 especímenes de aves exóticas «bajo la falsa premisa, tras una denuncia igualmente falsaria, de que dichas aves carecían de la documentación preceptiva del tratado CITES».

En la actuación de entrada y registro, acordada «arbitrariamente por el Jugado de referencia» -según denunciaba el texto firmado por Vázquez&Blanco Abogados-, se decomisó además la documentación relativa a la propiedad de cada una de las aves incautadas que, «no obstante, fue aportada nuevamente al Juzgado que adoptó la orden de decomiso, acreditando así el origen lícito de todas las aves intervenidas».

En la nota de prensa señalaban entonces que «no se ha informado al poseedor de las aves de los supuestos delitos por los que presuntamente se le investiga, no habiendo siquiera verificado la obligatoria información sobre los hechos que se estarían investigando, pese a que dicha comparecencia es totalmente preceptiva».

Estos hechos, en palabras que recoge el comunicado enviado por Elven, supondrían la vulneración del derecho a la inviolabilidad del domicilio, además del derecho a la propiedad privada, «pese a cumplir escrupulosamente los requisitos de la Convención CITES, y sin que se le haya instruido al criador de los derechos que le asisten constitucionalmente».

Posteriormente, «seguramente sabedora de las infracciones cometidas en el seno de un procedimiento judicial, el Juzgado que ordenó el decomiso de las aves se ha declarado incompetente de oficio, trasladando las diligencias meritadas al turno de reparto de los Juzgados de O Porriño, desjarretando así el derecho de defensa del supuesto investigado, quien se ha encontrado sin Juez que le resuelva las peticiones planteadas», indican los representantes del colectivo.

Presentarán acciones judiciales contra los responsables de «este actuar ilícito»

«Nos encontramos así con que se retienen ilegalmente unas aves, perfectamente registradas y comunicadas a la autoridad CITES, bajo el paraguas que proyecta el cuasi perpetuo estigma que persigue a los criadores de este tipo de aves, y ello pese a los esfuerzos de sus propietarios para cumplir con la legalidad vigente en este tipo de asuntos», añadían en el comunicado.

Por parte de los propietarios de las aves ilegalmente retenidas se anunció su intención de presentar acciones judiciales contra los responsables de «este actuar ilícito», no descartando ningún tipo de actuación judicial contra ninguno de los agentes responsables en toda la cadena de procedimiento «que ha devenido en la retención ilegal de especies legalmente protegidas y que seguramente sufrirán daños por no disponer la Administración de medios suficientes para asegurar su supervivencia», concluía éste.

Acuerdo de devolución de las aves

A día 25 de julio, Vázquez&Blanco Abogados ha informado a Jara y Sedal de que «en estos momentos, la Juez del Juzgado de Instrucción nº 1 de O Porriño, una vez tenido conocidas las alegaciones formuladas por este despacho, ha adoptado la decisión de nombrar depositario de las aves intervenidas a nuestro defendido, a quien le fueron intervenidas bajo las circunstancias ya expuestas».

«Por parte de la Juez indicada se ha manifestado su gran preocupación por el estado de los animales, acordando su devolución en tanto no se aclaran las circunstancias que han provocado las presentes actuaciones judiciales y que no responden sino a una denuncia falsa y las posteriores actuaciones del SEPRONA», añaden.