13 consejos para sacar el máximo partido a tu cámara trampa

¿Lo compartes?

Conocer a los inquilinos de tu coto te permitirá decidir qué acciones llevar a cabo para mejorar sus poblaciones. Gracias a las trail-cams tendrás pruebas irrefutables de cuántos animales habitan en tus terrenos, su tamaño, sus horarios…

26/10/2018 | Carlos Vignau

 1. Actualiza su Firmware

Las cámaras, como cualquier dispositivo electrónico, utilizan un software que controla su correcto funcionamiento: el firmware. En ocasiones sus desarrolladores descubren errores después de que se hayan lanzado en el mercado, razón por la que publican actualizaciones para solucionarlos. Es un proceso sencillo que puede evitar muchos dolores de cabeza antes de instalar tus cámaras en el campo. Visita periódicamente la web del fabricante para comprobar si hay actualizaciones disponibles.

 2. Numera cada cámara y tarjeta SD

Este consejo es particularmente útil si vas a colocar más de una cámara: no puedes confiar en tu memoria, así que anota todas sus ubicaciones. Con un rotulador permanente identifícalas con un número en la parte inferior del cuerpo de la cámara, así como en la tarjeta SD: de esta manera, organizar tus fotos será mucho.

Anota la ubicación de cada cámara trampa. / JyS

 3. Anota las coordenadas GPS de cada cámara 

Usa tu smartphone y una aplicación como Google Maps para conocer sus coordenadas. Te será de gran ayuda para localizarlas después si eres de los que les gusta camuflarlas a conciencia o tardas meses en chequear las tarjetas. El monte puede cambiar mucho de estación en estación y no queremos que pierdas una cámara de más de 300 euros.

 4. Oriéntala correctamente 

Antes de colocar tus cámaras hazte con una brújula. La necesitarás para orientarlas hacia el norte o hacia el sur con el fin de evitar que el sol incida directamente sobre el objetivo al amanecer o atardecer. En los meses de invierno la trayectoria del sol es mucho más baja, así que te podrás saltar esta norma.

 5. Inclínala hacia el paso de los animales 

Al hacerlo ofrecerás a los sensores de movimiento un campo de acción mucho mayor para activarse y capturar una foto. Así los animales permanecerán en su rango de alcance durante más tiempo aumentando las posibilidades de obtener imágenes mucho más completas que te permitirán valorarlos mejor.

Cuidado de colocar el objetivo apuntando demasiado alto.

 6. Que nada se interponga entre el flash y el sensor 

Cuando sopla el viento el movimiento de la vegetación podría activar el disparador. Para evitarlo debes asegurarte de que los sensores de la cámara disfruten de un campo de acción los más diáfano posible. Un objeto o una rama colocada delante del flash echarán al traste tus imágenes, ya que no les llegará la suficiente luz y quedarán subexpuestas.

 7. Ocúltala de la vista de los ladrones 

No importa lo que hagas para proteger tus cámaras, ya sea instalar cables o carcasas de acero con un candado. Ambos sistemas se pueden sabotear, e incluso las ramos o los troncos de los árboles donde están instaladas se pueden cortar. Por tanto, debes evitar situarlas en ubicaciones obvias como un camino de transitado o frente a un comedero. Hazlo en posiciones elevadas, por encima del nivel de nuestros ojos: será mucho más complicado que alguien las descubra y, si aun así lo hace, no les resultará sencillo alcanzarlas.

 8. Contacta con tu agente de seguros 

Haz una llamada rápida a tu aseguradora y consulta acerca de las coberturas que ofrece para tu equipo de caza, como cámaras, arcos, soportes y binoculares. Por un pequeño desembolso mensual seguramente puedas incluirlas en tu póliza y cubrir posibles robos.

 9. Coloca las cámaras de tus puestos inactivos 

Si dispones de varios puestos en tu coto, prueba a colocar una cámara también en los que estén inactivos. Puede que descubras un cochino o un corzo en la zona del que no conocías su existencia. Siempre es una alegría descubrir el paso de nuevos visitantes.

 10. ¡Sé paciente! 

La emoción de instalar tu flota de cámaras puede conducirte al error, muy habitual por otra parte, de salir en busca de resultados con demasiada frecuencia. Un exceso de visitas puede molestar al jabalí o al corzo que es fotografiado cada noche.

 11. Aprovecha los días lluviosos 

La lluvia elimina de forma natural cualquier olor o indicio de nuestra presencia en el campo, pero no deberás confiarte y prestar mucha atención a la dirección del viento cuando visites tus cámaras en estos días: el agua borrará tu rastro, pero debes intentar entrar siempre evitando no cargar de aire las zonas de encame.

 12. Evoluciona hacia la luz negra 

Cámara trampa con luz negra. / JyS

No es otra cosa que un flash sin brillo. Los tradicionales emplean un pulso de luz blanca que puede espantar a la fauna; las cámaras infrarrojas estándar, una ráfaga de luz roja para iluminar al objetivo en la oscuridad de la noche; una cámara de luz negra, un flash absolutamente indetectable.

 13. Elige trail-cams de útima generación 

Las más modernas te ahorrarán muchas visitas a la zona para comprobar que todo está correcto, ya que permiten instalar una tarjeta SIM y configurarlas para enviar las imágenes vía e-mail o SMS. Así, cuando un animal active sus sensores recibirás al instante la fotografía o el vídeo y podrás visualizarlo en tu smartphone. Eso sí, para ello tendrás que asegurarte de que la cámara está instalada en una zona con cobertura móvil. 

13 consejos para sacar el máximo partido a tu cámara trampa
5 (100%) 1 voto

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here