Cazadores de corazón

¿Lo compartes?

cabecera_mel

Mel Capitán – 14/03/2016 –

CAZADORES DE CORAZÓN

Nací un 14 de junio hace 25 años en un pueblo de montaña de Cataluña.

Desde que era una niña mis pies siempre han pisado el monte en compañía de mi padre, he vivido la caza desde que apenas tenía unos pocos años de vida.

Han pasado los años y mis ganas de cazar van aumentando día tras día, no hay amanecer que no añore el olor a humedad, el sentirme libre, esa sensación que solo el monte y la caza me saben dar.

Soy una mujer orgullosa de ser cazadora, a día de hoy  puedo decir bien alto que no cazo para vivir, pero si vivo para cazar y defender esta afición como se merece.

Muchas personas que ni siquiera nos conocen nos juzgan sin saber nada de lo que sentimos, ni de lo que vivimos.

Es una vida muy difícil de entender y comprender, nosotros no necesitamos grandes cosas para ser felices, el mero hecho de estar en lo alto de un cerro respirando libertad, sintiendo el peso de mi 270  en el hombro y la simple compañía del sonido de la naturaleza me hace sentir la mujer más dichosa de la tierra.

Realmente lo que sentimos no se puede comparar con nada y transmite sentimientos que únicamente los que la vivimos somos capaces de entender.

Vivimos en una sociedad donde el ser cazador no está bien visto, donde diariamente nos tachan de asesinos, malas personas y seres despiadados.

Por mucho que intentemos explicar lo que es la caza para nosotros, las personas que no la viven en su propia piel difícilmente podrán entenderla. Nosotros no pedimos que nos entiendan, pedimos el respeto que nos merecemos.

Soy una mujer que ama la caza , que le encanta perderse en la sierra, que no tiene reparos en ensuciarse las manos despiezando una pieza para comer que con ellas mismas haya abatido.

Una mujer que se le para el corazón ante la presencia de un corzo , que anhela la llegada del otoño para poder ver el vuelo de una becada sobre los bosques de hoja perecedera.

Una mujer a la que le encanta andar con el peso de su escopeta y la compañía de sus perros tras las perdices.

Por encima de todo una luchadora y defensora de nuestra pasión que nunca agradecerá bastante los conocimientos y experiencias transmitidos por todos aquellos que me pusieron en contacto con este maravilloso mundo cazador.

 

Mel Capitán

De pequeña soñaba con ser una princesa cazadora,con veinticinco años de edad me he convertido en una mujer orgullosa de ser cazadora.
Piso monte día a día en busca de esos momentos que solo la caza me sabe dar, por que no cazo para vivir pero vivo para cazar.

¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *