fbpx

'Zasca' antológico de Rubén Amón a la animalista de las gallinas violadas y el argumentario vegano

El periodista Rubén Amón destroza el absurdo argumentario vegano ante Fanny, la animalista que se hizo famosa por afirmar que los gallos violan a las gallinas.

Javier Fernandez-Caballero

El programa Espejo Público recibió el pasado 20 de julio la visita de una vieja conocida: se trata de Fanny, la animalista que se hizo famosa por separar a los gallos de las gallinas para que no las violaran. La joven antisistema se encuentra en plena recaudación de fondos para poder mantener su ‘santuario’ y ha promovido una campaña para hacerse notar aprovechando el sacrificio de más de 90.000 visones decretado en Aragón.

Durante su intervención, el periodista Rubén Amón tuvo ocasión de entrevistarla y plantearle una serie de preguntas que la joven fue incapaz de responder, demostrando la inconsistencia del argumentario vegano. La animalista exponía que todos los animales son personas. La piedra angular de su religión es el antiespecismo, o lo que es lo mismo, la creencia de que hombres y animales somos iguales y por eso no debemos comerlos. Con esta premisa, y aprovechando la cuestión de los visones, Amón le preguntaba: «Como en su opinión el animal es una persona… ¿Qué hacemos con el visón que se come a otros animales? ¿Tiene que concienciarse en comer verdura y fruta? ¿O el visón es una persona que puede comer a otros animales?».

La animalista, incapaz de responder a la pregunta

La pregunta era sencilla, pero la animalista no fue capaz de responder: «Les animales sienten y viven experiencias positivas y negativas. Son personas porque tienen personalidad. Son diferentes unes a otres. Creo que es muy básico». Ante esta evasiva, Amón insistió: «Pero si son personas por qué, yo, que soy persona, no me puedo comer un filete de ternera y el visón, que es persona, se puede comer a una gallina».

La animalista, incapaz de articular una respuesta racional y consciente de que estaba dejando en evidencia el absurdo argumentario vegano, comenzó a lanzar los habituales eslóganes del animalismo para acabar culpando al capitalismo del carácter depredador del hombre.

El torero Francisco Rivera, que también se encontraba en el plató, se sumó a la entrevista lanzando otra pregunta: «¿Cómo se juzga al gallo violador? ¿Qué hay que hacer exactamente con él?».

Un poco de humor con les que siguen siendo unes ridicules y soberanes gilipolles y que no saben por donde salir cuando les estalla en sus cares sus hipocresíes y coses sin sentido.Vale más reír y pensar que son unes payases haciendo un papel,a pensar que haya persones con tal grado de estupidez,menudo repaso y vacile le mete el periodista.

Gepostet von Pastores de los picos de Europa am Dienstag, 21. Juli 2020

Deja una respuesta