fbpx

Caza una enorme y vieja perdiz de 700 gramos en Salamanca

Este cazador salmantino abatió la pasada temporada una enorme perdiz en su coto social charro: pesaba casi 700 gramos, 200 más de lo habitual en esta especie.

perdiz 700 gramos
La enorme y vieja perdiz abatida por Faustino Gil. © F. G.

Si ya es difícil hacerse con las patirrojas de los cotos españoles en los que aún se mantiene la auténtica perdiz de campo, imagínate hacerte con una que pese casi 700 gramos. Es lo que le sucedió la pasada temporada al veterano cazador salmantino Faustino Gil, que practica la actividad cinegética en las cercanías de la localidad charra de Los Santos. Estaba disfrutando de una jornada de conejos cuando apareció esta gran perdiz, a la que consiguió abatir de un certero disparo.

«Nunca había visto nada igual», reconoce el cazador, que lleva cuatro décadas practicando la caza menor. «En las redes sociales, la perdiz ha levantado una gran expectación. Hay quien afirma que podría tener tres años, pero yo creo que no, que tiene por lo menos cinco por lo viejo de las patas y por su peso», expone Gil. «Tiene unos espolones viejos y roídos», añade el cazador.

Si bien el peso de una perdiz de tamaño medio oscila entre los 400 y 500 gramos, con una longitud total de 34-39 centímetros en los adultos, el ejemplar que Faustino conseguía cazar alcanzaba en la báscula 695 gramos.

¿Por qué era más voluminosa que lo habitual?

El alimento de la perdiz es mayoritariamente de origen vegetal pero con un porcentaje no despreciable de origen animal. Los adultos son eminentemente herbívoros, destacando frutos, semillas, hierba, raíces, flores y hojas, aumentando la ingesta de invertebrados en primavera y verano. Es probable que, al estar cerca de una zona frondosa y con gran cantidad de cereal, la perdiz estuvo bien alimentada en los últimos meses y eso haya hecho que haya crecido mucho en volumen.

Seis perdices muy extrañas cazadas en España

La caza de la perdiz es una de las más practicadas por los cazadores españoles y sólo algunos de los miles de ejemplares que se cazan temporada tras temporada poseen alguna malformación o peculiaridad que hacen que la pieza tome un valor especial. A continuación te mostramos seis perdices muy extrañas cazadas durante las pasadas temporadas de caza y cuyas fotos enviaron los cazadores a Jara y Sedal contando los lances.