fbpx

El vídeo de una montaña con zorzales muertos que indigna a los cazadores españoles

Mientras en España los cazadores han hecho una apuesta decidida por la caza sostenible y la conservación de los zorzales para que su presencia esté asegurada en la naturaleza, al otro lado del Estrecho se graban imágenes como estas.

Javier Fernandez-Caballero

En las últimas horas se ha vuelto viral entre los cazadores un vídeo grabado en Marruecos en el que se muestra a centenares pájaros –entre ellos zorzales– amontonados. En él, se muestra la dantesca imagen de una auténtica montaña repleta de esta pequeña ave migratoria, algo que ha despertado una profunda indignación de los cazadores de nuestro país.

No es para menos, mientras en España los cazadores han hecho una apuesta decidida por la caza sostenible y la conservación de este ave para que su presencia esté asegurada en la naturaleza, al otro lado del Estrecho se graban imágenes como estas.

El compromiso de los cazadores españoles con el zorzal

Hace unos días Mutuasport anunciaba un proyecto de ciencia ciudadana enfocado a la gestión del zorzal llevado a cabo junto a la Real Federación Española de Caza, la Fundación Artemisan, las Federaciones Autonómicas de Caza y la Unidad de Investigación en Recursos Cinegéticos y Piscícolas de la Universidad de Córdoba (UIRCP). Éste ha nacido de la necesidad urgente de realizar un seguimiento y gestión sostenible de una especie tan particular como el zorzal (además de la codorniz).

Otro vídeo de Marruecos que indigna, pero con tórtolas: usan redes para capturarlas

El vídeo de una gigantesca trampa para tórtolas indigna a los cazadores
Así se acciona la red. / Facebook

Un vídeo publicado por un usuario de Facebook en el que muestra cómo se atrapan cientos de tórtolas con una red también indignó hace unos meses a los cazadores. La orografía del terreno y su vegetación indican que esta grabación puede haberse realizado también en Marruecos, donde la captura masiva de tórtolas es una práctica habitual. El vídeo, difundido en redes sociales, ha generado una profunda indignación entre los cazadores.