fbpx

Caza tres venados en una montería en Toledo y al acercarse descubre esta sorpresa

Este cazador pacense abatió, hace unos días durante una montería en Toledo, tres venados en el mismo lance. Cuando fue a cobrarlos, se encontró el trofeo de otro viejo macho que probablemente pereció durante una pelea en berrea.

ciervo sorpresa
El cazador con el trofeo del ciervo que encontraron. © J. C. G.

El cazador pacense Juan Carlos Guillén, natural de la localidad de Don Benito, disfrutó hace unos días una de sus grandes jornadas de suerte en una montería en abierto celebrada en la finca El Monesterio, en la provincia de Toledo. Guillén, que estaba colocado en un puesto de ‘testero’, abatió tres venados de diez, once y doce puntas respectivamente en un mismo lance. Cuando fue a cobrar las piezas a la finalización de la montería, encontró en el suelo entre el segundo y el tercer ciervo el trofeo de otro descomunal ejemplar que probablemente habría perecido durante una pelea en la pasada berrea. Sin duda, se trataba de una curiosa sorpresa que ha narrado a la redacción de Jara y Sedal.

Una jornada irrepetible en Toledo: así dio este cazador con el trofeo del ciervo

ciervo sorpresa
El cazador junto a dos de los ciervos abatidos y el trofeo del que encontraron. © J. C. G.

El cazador explica que la montería organizada por Jesús Riquelme dio comienzo con éxito, ya que a primera hora, y con los movimientos iniciales de las rehalas, las primeras ciervas comenzaron a pasar por los puestos. No obstante, el cazador estaba expectante por ver si los machos hacían acto de presencia en el lugar… y efectivamente: llegó su turno.

Así entraron los tres ciervos al puesto de Juan Carlos. El cazador pacense explica que se trataba de «un puesto de testero precioso; me entraron tres venados acollerados con una cierva, y me quedé con los ciervos en tres disparos certeros», expone. No pudo tener un mejor inicio.

Así dio con el enorme trofeo de cérvido. Y lo curioso llegó a la hora de cobrar las piezas: «Cuando acabó la montería, entre el segundo y el tercero, entre los que había una distancia de unos 30 metros aproximadamente, me encontré la cabeza de este venado grande, que probablemente habría perecido en la berrea», explica Guillén.

«Me quedo con el momento, con sus 14 puntas, con lo descomunal de su grosor, con el peso tremendo que tiene, con el lance de los tres venados anteriores que entraron acollerados…», destaca de la gran jornada en la que encontró el curioso trofeo. «La pega que tiene es que le falta una contraluchadera y la otra es corta, porque se ve que es un venado viejo», añade.

El equipo utilizado. Durante el lance, el cazador utilizó un rifle Blaser R93 modelo Luxus España en calibre 7MM Remington Magnum con bala Remington Core Lokt de 175 grains y visor Swarovski Z8i 1,7 a 13,3 x 42 mm.