fbpx

El Valdueza ya es raza pura canina española. Así es este perro de caza

El BOE acaba de publicar la orden que reconoce a los Valdueza como raza pura canina española. Hasta ahora solo era considerado «grupo étnico canino». Se trata del perro más representativo de la montería española.

Edu Pompa

El Boletín Oficial del Estado ha publicado hoy la Orden APA/698/2020, de 21 de julio, por la que se actualiza el Anexo del Real Decreto 558/2001, de 25 de mayo, en la que reconoce al perro de caza Valdueza como raza pura canina española. Se trata de un hito en la historia de esta raza, que se ha convertido en la más icónica de nuestra montería española.

Breve historia de los perros Valdueza

Tal y como la propia Real Sociedad Canina de España reflejó en su propuesta para la inclusión de los Valdueza como raza pura canina española, Los perros de rehala para montería “Valdueza” son el producto de más de 70 años de rigurosa selección que inició Alonso Álvarez de Toledo y Cabeza de Vaca en los años cuarenta del pasado siglo y, después, su hijo Alonso Álvarez de Toledo y Urquijo, Marqués de Valdueza.

El objetivo fue, desde el principio, lograr unos ejemplares idóneos para la caza en rehala, especialmente adaptados a la montería en los Montes de Toledo, Sierras de Extremadura y Sierra Morena. En la actualidad, los Valdueza son ejemplares extraordinariamente homogéneos, tanto en su morfología como en su funcionalidad y carácter.

En ellos se ha fusionado, de forma magistral, el poderío del mastín, la rusticidad, la resistencia y la viveza del podenco campanero y el ladrido y habilidad en el rastro del grifón. Una maravilla zootécnica con personalidad propia que ahora hasta ahora era reconocida como ‘Grupo Étnico’, su fase selectiva final antes del reconocimiento como raza española que acaba de concederle la Real Sociedad Canina de España.

Apariencia general del Valdueza

Perro grande, rústico pero elegante y de noble apariencia. De carácter muy sociable. Dócil, obediente y de fácil convivencia tanto con las personas como con los otros perros de la rehala, con los que comparte trabajo. Con capa de pelo densa de textura áspera y de color, preferiblemente, blanco.

Cabeza

Bien proporcionada al conjunto del cuerpo, fuerte pero no basta ni pesada. La longitud del cráneo, desde el occipital a la línea media de los ojos, es igual a la distancia de esa línea a la punta de la trufa (proporción cráneo–hocico 1/1).

Cráneo: Casi plano, su anchura es similar a su longitud.

Stop: No muy marcado, pero evidente.

Cara: Maseteros potentes y bien musculados. Perfil superior recto. Ejes cráneo-faciales paralelos o ligeramente divergentes.

Mordida: Preferiblemente en tijera, con mandíbulas anchas y dientes bien alineados.

Trufa y mucosas: De color carne hasta negras, pero siempre con adecuada pigmentación.

Labios: Apretados, no demasiado desarrollados.

Ojos: De tamaño mediano, almendrados, de expresión viva y noble.

Orejas: De inserción alta y tamaño medio. Tradicionalmente cortadas para evitar lesiones en el trabajo.

Cuello

De tamaño medio, ni muy largo ni corto, bien musculado, con buena inserción en la escápula.

Cuerpo

Casi cuadrado, algo más largo que alto.

Cruz: Alta.

Línea dorso lumbar: recta y bien musculada.

Lomo: De longitud media y bien musculado.

Grupa: De inclinación media, larga, de buena anchura.

Vientre: No muy recogido.

Cola: De inserción media. Tradicionalmente se corta para evitar lesiones en el trabajo. Pecho: De anchura media. Profundo casi hasta el codo.

Costillas: Bastante planas o levemente arqueadas, con buenos espacios intercostales.

Extremidades

Miembros anteriores: Con buena sustancia ósea. Aplomos delanteros rectos vistos de frente. Metacarpos ligeramente inclinados en su vista lateral.

Pies: Redondeados, bien apretados y con almohadillas robustas y resistentes.

Miembros posteriores: Bien anguladas en consonancia con las delanteras para establecer un trote que cubra bastante terreno en cada zancada.

Metatarsos: de longitud media.

Pies: redondeados.

Movimiento

Potente, abarcando mucho terreno, fácil y fluido en un trote eficaz para el trabajo que desarrolla.

Pelo

De textura áspera, liso y con subpelo. De color preferiblemente blanco o encerado. Pueden presentarse manchas color arena pálido en cabeza y cuerpo pero nunca manchas oscuras. La longitud, preferentemente, entre 3 y 8 centímetros. En la cabeza es más corto.

Talla

Machos: De 67 a 75 centímetros. Hembras: De 66 a 72 centímetros.