El toro bravo es, quizá, el animal más temperamental de la naturaleza. Está criado para la lidia en la plaza o en la calle, y sus reacciones a campo abierto son realmente imprevisibles, como así muestra el siguiente vídeo, en el que se ve cómo un astado se arranca al todoterreno de unos veedores que estaban observándolos antes de adquirirlos para un festejo.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que jamás debes acercarte a las reses bravas a campo abierto sin estar junto a alguien que los conozca en profundidad. Los vaqueros y mayorales saben de sus reacciones y de sus cambios de comportamiento, por eso ir por libre no es algo recomendable.

Además, el toro bravo es un animal jerárquico y siempre está pendiente de quedarse por encima de sus hermanos para dominar el cercado. El tiempo también afecta a su estado; si éste cambia de forma brusca, se inquietan y ahí es donde se producen las peleas, muchas de ellas mortales para algunos de los toros.

Un vídeo que estuvo muy cerca de acabar mal

En esta ocasión, el vídeo estuvo muy cerca de acabar mal. Como es habitual en el campo, los veedores entraron en uno de los cercados para observar a los animales que iban a reseñar para un festejo, pero no contaban con que el animal se arrancaría con una fuerza descomunal hacia el todoterreno. El toro, sin previo aviso, corrió a galope detrás del vehículo con el objetivo de sacarlo del que es su territorio.

Por fortuna, el terreno no estaba en mal estado y el animal no logró alcanzar a las personas que iban en el interior del vehículo.