A las 10:30 horas de esta mañana un tiburón quedaba varado en la Playa de Poniente de la ciudad alicantina de Benidorm. El animal volvió al agua, pero no regresó a mar abierto. Ahora mismo continúa nadando a escasos metros de la playa, donde los bañistas asisten con una mezcla de fastidio y curiosidad a la operación de las autoridades locales.

El tiburón mide entre un metro y medio y dos metros de longitud, según cuenta a Jara y Sedal David Izquierdo, testigo directo y autor del siguiente vídeo. Los agentes locales que participan en la operación desconocen a qué especie pertenece y las razones por las que continúa nadando tan cerca de la costa y no regresa a mar abierto.