Este es el precioso homenaje que un joven cazador dedica a su abuelo cuando ya no puede cazar

Comparte con tus amigos










Enviar

¬ęSignifica mucho para m√≠, porque esas son las manos de mi abuelo y esa su escopeta paralela. Es la herencia que me ha dejado porque me la regal√≥, pero no solamente me regal√≥ un arma, sino que me regal√≥ una afici√≥n, una pasi√≥n y una forma de vida¬Ľ, explica Javier Infantes a Jara y Sedal.

7/12/2019 | Redacción JyS

Tatuaje de Javier en homenaje a su abuelo, quien le ense√Ī√≥ a cazar.
Tatuaje de Javier en homenaje a su abuelo, quien le ense√Ī√≥ a cazar.

Javier Infantes Hidalgo ‚Äďde 25 a√Īos‚Äď, natural de la localidad de Montellano, recibi√≥ un regalo muy especial hace unos a√Īos. Su abuelo, Jos√© Guzm√°n Serrano ‚Äďde 78 a√Īos‚Äď, le regal√≥ su vieja paralela del doce para que pudiese dar rienda suelta a la otra gran herencia que le ha dejado como legado: la pasi√≥n por la caza. Ahora Javier, para agradec√©rselo y homenajearlo, ha decidido tatuarse en el brazo una imagen que muestra el arma junto a las manos de su abuelo. Siempre le acompa√Īar√°.

¬ęPara m√≠, mi abuelo ha sido mi segundo padre¬Ľ, comienza relatando el joven, que explica que ¬ępr√°cticamente he pasado mi infancia junto a √©l, ya que mis padres trabajaban fuera de casa¬Ľ. Con cinco a√Īos, su abuelo ya quer√≠a ir de caza con su nieto, ¬ępero mi madre todav√≠a no me dejaba hasta que finalmente mi abuelo lo consigui√≥: desde ese d√≠a supe que ser√≠a cazador¬Ľ, relata el joven a Jara y Sedal.

Desde entonces no se perd√≠a ning√ļn fin de semana: ¬ęIba detr√°s de √©l con la funda de su paralela y le apuntaba con ella todo lo que se mov√≠a¬Ľ, recuerda el joven. Pasados unos a√Īos, y a√ļn saliendo de caza con √©l, su abuelo le regal√≥ una escopeta de plomos por su cumplea√Īos, ¬ępero en cuanto prob√© la paralela, ya no quer√≠a la de plomos¬Ľ, admite en tono jocoso el sevillano.

Ya con el permiso de armas, iban pasando los a√Īos por la vida de su abuelo ¬ęy ya era √©l el que iba detr√°s de m√≠ y yo disparando con su escopeta, cualquiera me la quitaba‚Ķ¬Ľ, comenta Javier. ¬ęAl paso de los a√Īos, mi abuelo se iba haciendo m√°s mayor y las ganas de salir de caza iban a menos, algo que me daba mucha pena, pero gracias a Dios sigue vivo y cada vez que hablamos me pregunta d√≥nde he ido a cazar¬Ľ, confiesa Javier. ¬ęYo le cuento todas mis aventuras¬Ľ de caza mayor y menor, dice el joven sevillano.

Hace poco decidi√≥ tatuarse la escopeta de su abuelo en su honor: ¬ęEste tatuaje significa mucho para m√≠, porque esas son sus manos y es su escopeta paralela. Es la herencia que me ha dejado porque me la regal√≥, pero no solamente me regal√≥ un arma, sino que me regal√≥ una afici√≥n, una pasi√≥n y una forma de vida¬Ľ, admite Javier. ¬ęLa escopeta la mantendr√© para siempre¬Ľ, concluye el joven.

Homenajea a su abuelo, con alzheimer, repitiendo una vieja foto de caza suya 52 a√Īos despu√©s

Abuelo y nieto, con la antigua y nueva foto con la misma escopeta y morral. / JyS
Abuelo y nieto, con la antigua y nueva foto con la misma escopeta y morral. / JyS

Mismo, lugar, misma escopeta, mismo morral pero con distinto cazador y perro. Ambos, descendientes de los protagonistas que aparecen en la foto. Trinitario P√©rez (86) y su nieto Jos√© Antonio Villar (23) protagonizan esta bonita historia que se repite en cientos de miles de hogares espa√Īoles con la pasi√≥n por la caza pasando de generaci√≥n en generaci√≥n. No te la pierdas.

La veteranía, un grado fundamental en el mundo cinegético

La veteran√≠a siempre ha sido un grado fundamental en el mundo cineg√©tico, tal y como Jara y Sedal ha recordado en numerosas publicaciones. Situaciones como las del cazador m√°s viejo del mundo abatiendo un ciervo a los 105 a√Īos dan muestra de la gran pasi√≥n que despierta esta afici√≥n. En el citado documento gr√°fico se puede ver c√≥mo el anciano, que se aficion√≥ al jubilarse, a los 65, ahora con 105 contin√ļa saliendo al campo para cazar.

Tambi√©n c√©lebre fue el v√≠deo de esta anciana cazando ciervos a sus 100 a√Īos. Otra noticia que tuvo impacto en este medio fue la del anciano de 95 a√Īos que mat√≥ a un zorro rabioso que le atac√≥. El animal carg√≥ contra el hombre mientras este √ļltimo arreglaba la valla de su jard√≠n. Tuvo que defenderse con lo √ļnico que ten√≠a a su alcance.

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here