fbpx

Sale a subasta un coche que fue diseñado para cazar: el SafariKar

Tan sólo se hicieron tres prototipos y ahora uno de ellos acaba de salir a subasta. Así es este vehículo que fue concebido para la caza en los 70.

El SafariKar.

El mundo de la caza está unido al del vehículo y, en especial, al del todoterreno, ya que para acudir a cualquier jornada cinegética hay que acceder por pistas o caminos por los que no puede pasar cualquier coche. Dentro de esos vehículos, hay uno que jamás se fabricó en masa y que habría sido el sueño de muchos cazadores: el SafariKar.

Tan sólo se hicieron tres unidades en la década de 1970, y ahora uno de ellos sale a subasta en Bring A Trailer. El modelo fue restaurado a fondo durante cuatro años a partir de 2009 y ahora, con la venta abierta, ya ha alcanzado unos 65.000 dólares de puja máxima (ésta se cerrará en tres días).

Fue adquirido en 2009 por su actual propietario y restaurado

Según explica la descripción en la subasta, el Mohs SafariKar es uno de los tres prototipos de vehículos de caza diseñados por el inventor y empresario Bruce Baldwin Mohs y construido por Mohs Seaplane Corporation de Madison, Wisconsin, en 1973. El automóvil fue adquirido en un estacionamiento de Georgia en 2009 por su actual propietario, quien lo restauró durante los siguientes cuatro años.

Un televisor, aire acondicionado o asientos baquet en su interior

El SafariKar tenía en su interior este modelo que contaba con un televisor, aire acondicionado o asientos baquet, mientras que para moverlo todo se eligió un motor V8 de 6.4 litros asociado a una transmisión automática. No obstante, los requisitos a nivel de emisiones de la época hicieron que sólo se fabricase el prototipo y no el vehículo en serie.

Más características del vehículo

El vehículo está construido sobre un bastidor Travelall International Harvester de 1969 y cuenta con mamparas de aleación de aluminio y tungsteno. El exterior está acolchado con espuma de poliuretano y envuelto en Naugahyde negro, incluido el techo retráctil manualmente. Cada puerta permanece paralela a la carrocería mientras se desliza hacia afuera sobre cuatro varillas y casquillos perpendiculares para permitir el acceso a los compartimentos delantero y trasero.