fbpx

Se graban corriendo un corzo con galgos, desde el coche y suben el vídeo a redes

Varios individuos se graban corriendo un corzo con tres galgos y un coche de alta cilindrada y suben el repugnante vídeo a las redes sociales. Los cazadores se muestran indignados.

En las últimas horas se ha hecho viral un vídeo repugnante en el que un grupo de individuos consiguen apresar un corzo con sus galgos. En la filmación se puede ver cómo un coche de alta gama avanza a toda velocidad por un rastrojo mientras uno de los pasajeros graba toda la escena.

El vehículo avanza a toda velocidad tras un grupo de tres galgos que persiguen a un corzo en una carrera frenética. Durante la persecución se escucha cómo gritan dando ánimos a los canes para que den caza al pequeño cérvido, algo que consiguen después de casi dos minutos de carrera.

En ese momento los individuos se bajan del coche y cogen el corzo con sus manos, momento en el que se corta la grabación sin mostrar el desenlace. El vídeo, que se hizo viral ayer, podía haber sido grabado este mismo jueves, puesto que el reloj del coche que se puede ver en el vídeo marca las 21:36 horas de un jueves y el estado del campo es de verano.

Varias infracciones en un sólo vídeo

No es la primera vez que vemos algo así. El pasado mes de noviembre varios furtivos se grabaron corriendo liebres con galgo, también desde el coche. Lo que no es tan habitual es que persigan corzos, una especie sometida a un estricto control cinegético cuyo número de capturas es autorizado por la Administración con un sistema de precintos numerados, en la mayor parte de los casos.

Según afirma a Jara y Sedal el abogado especializado en caza Jaime Valladolid: «este tipo de carreras no están reguladas por ninguna ley de caza y, por tanto, no son legales». Además, el hecho de furtivear con perros en esta época del año y de capturar un ejemplar de corzo también son sancionables. Si además, como suele ser habitual, la captura se ha realizado en un coto del que no son titulares, estaríamos hablando de otra infracción.

Pero independientemente del número de ilegalidades que se podrían haber cometido, este repugnante vídeo es un atentado contra la caza, puesto que el corzo está condenado a una muerte segura, siendo perseguido por tres perros y un vehículo. Algo que los cazadores están denunciando en redes y que recuerda la necesidad de que campañas como #FurtivearNoEsCazar tengan éxito.

Deja una respuesta