fbpx

Septiembre traerá fuertes tormentas: ¿Cómo puedo proteger a las especies de mi coto de caza?

En los próximos días las tormentas volverán a descargar con fuerza en bastantes zonas, y septiembre nos traerá la primera borrasca del período tardoestival. ¿Cambio de tendencia? ¿Será el principio del fin de la sequía? Te contamos además cómo proteger a las especies cinegéticas del mal tiempo.

perdiz
Perdiz en mitad de una tormenta. © Shutterstock

En la segunda quincena de agosto las tormentas han ganado protagonismo frente al calor de récord y persistente que nos ha acompañado durante gran parte del verano. Y todo parece indicar que los últimos días del mes transcurrirán con un panorama muy parecido, con aguaceros tormentosos repartidos por buena parte del país.

En los próximos días, según indica Meteored, seguiremos con el paso de varias ondas y con algunas bolsas de aire frío rondando la Península Ibérica, lo que se traducirá en un ambiente variable e inestable, con tormentas que serán localmente fuertes. Además, las temperaturas tenderán a bajar. Sin duda, una dinámica más típica de la época.

Últimas horas de agosto con tormentas fuertes

Hoy se espera una situación un tanto complicada. Esta tarde la inestabilidad irá a más, y se esperan aguaceros muy intensos en la Meseta Norte, el Cantábrico oriental, Navarra, La Rioja y Aragón. También descargarán con fuerza en más zonas de la vertiente cantábrica y en el noreste, aunque en principio con carácter más disperso.

En el Cantábrico oriental, Navarra y entorno del Pirineo occidental la convección será más organizada, con acumulados puntuales de más de 50 l/men poco tiempo, y además con granizo y fuertes rachas de viento. En el resto del país ambiente más estable, con temperaturas que bajarán en la mayoría de las regiones, excepto en el litoral mediterráneo. En Córdoba podrían superar los 38 ºC. La calima hará acto de presencia en Canarias, sureste y Baleares.

Mañana las temperaturas descenderán en el norte, pero subirán en el resto. En puntos del valle del Guadalquivir, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y en la depresión del Ebro rondarán los 40 ºC. Las mínimas seguirán siendo elevadas en la vertiente mediterránea. Seguirá la calima, principalmente en el sur y Baleares.

Las tormentas en esta ocasión se concentrarán en el interior del sureste peninsular, que podrían afectar de forma más dispersa a otras zonas de la mitad oriental, sur y al Pirineo. En Canarias también se esperan chubascos, especialmente en las islas más montañosas. Durante la mañana del miércoles lloverá en el golfo de Valencia, Baleares, vertiente cantábrica, Galicia y en otras zonas del interior este. Por la tarde las tormentas irán a más en el noreste y en el entorno del Pirineo, y podrían presentar una mayor organización y descargar con bastante fuerza. Puntualmente los acumulados serán muy destacables en poco tiempo.

También en las islas centrales y occidentales del archipiélago canario podrían producirse aguaceros intensos debido al posible paso de una onda tropical. El otro aspecto más destacable de la jornada será el descenso térmico, prácticamente generalizado en todo el país, excepto en el archipiélago canario.

Septiembre comenzará con temperaturas mas bajas y chaparrones

El mes de septiembre, que arranca el jueves, llegará con un aumento de nubosidad y temperaturas más bajas, excepto en el sureste, donde superarán los 35 ºC en algunas zonas. Caerán algunos chaparrones en la mitad este y Baleares, y también son probables en la vertiente cantábrica y en la comunidad galega. A últimas horas los chubascos podrían ser fuertes en el noreste.

El viernes las tormentas serán otra vez intensas, sobre todo en el noreste peninsular y Baleares, sin descartarse que se forme algún sistema convectivo. Los chubascos irán a más en Galicia y en la vertiente cantábrica. Las temperaturas seguirán elevadas en el sureste.

A finales de semana se descolgará una borrasca desde Groenlandia

Para la recta final de la semana tendremos que estar muy pendientes de un posible cambio de tiempo. Nuestro modelo de cabecera prevé el descuelgue de una borrasca desde latitudes polares, que tendería a aproximarse a las costas del noroeste peninsular.

Si se cumple este escenario, precisamente las precipitaciones podrían ser destacables en ese cuadrante, debido al paso de varias bandas muy activas de precipitaciones. Esta borrasca parece que se acercaría a la Península a partir del domingo, por lo que las precipitaciones podrían llegar a más zonas, aunque de momento serán insuficientes para paliar la sequía.

A más largo plazo no se observa un dominio absoluto de la dorsal anticiclónica. Como hemos comentado en los últimos días en Meteored, entramos en una situación típica del período tardoestival, con una atmósfera más dinámica, que se traduce en un tiempo más variable. Además, a largo plazo podrían sumarse algunos ciclones tropicales (o sus restos) surcando el Atlántico Norte, complicando aún más la predicción.

Cómo crear refugios para proteger a las perdices del granizo y las tormentas de verano

Una familia de perdices. © Shutterstock
Una familia de perdices. © Shutterstock

Como ya hemos explicado en otras ocasiones, la lluvia es un factor determinante para la perdiz. Sin embargo, que llueva mucho o de golpe tampoco es bueno, ya que dificulta sus desplazamientos lo que permite que los depredadores las puedan detectar con mayor facilidad y sean presas fáciles.

Además, si cae granizo en verano es posible que los proyectiles de hielo causen numerosas bajas entre las nuevas perdices. Para evitarlo coloca, cada cuatro o cinco hectáreas, dos palés apoyados el uno sobre el otro en aquellos lugares querenciosos donde sabemos que suelen andar los bandos: cerca de bebederos o comederos, en las lindes de cultivos, junto a rastrojos y barbechos… Sitúalos a modo de tejado a dos aguas y únelos con alambre. Rellena los huecos que queden entre las tablas de madera con ramas entrelazadas. La idea es que sea lo menos permeable posible pero utilizando la vegetación del lugar. Las retamas, jaras, estepas y escobas suelen ser perfectas para construir este tipo de refugios. Si cabe la posibilidad de que el viento pueda mover la estructura, afianza la base colocando tierra a su alrededor. Con este refugio tanto perdices como otras especies de menor podrán protegerse cuando el cielo oscurezca y empiecen formarse la tormenta.