fbpx

Seis cosas que nunca imaginaste que podía comer un jabalí

Que el jabalí no hace ascos a nada es algo de sobra conocido, aun así es sorprendente lo que pueden llegar a comer.

jabalíes cebos

Que el jabalí es un animal omnívoro es algo que todos los cazadores saben, sin embargo, hay mucha gente que nunca los ha visto comiendo alimentos tan dispares como los que te mostramos en los siguientes vídeos.

Es fácil ver al suido alimentándose de raíces, insectos que encuentra hozando o incluso huevos, pero no filmarlo alimentándose de un cadáver, sardinas, otro jabalí, ciruelas, cebos dulces o una gallina.

Otro jabalí

Para los jabalíes nada se desaprovecha en la naturaleza. Ni siquiera el cadáver de un compañero. En el siguiente vídeo se muestra cómo un jabalí se alimenta de los restos de otro más pequeño muerto.

Cebos dulces

El maíz es uno de los alimentos más utilizados para aquerenciar o alimentar a los jabalíes, si bien quien ha grabado las siguientes imágenes ha elaborado un bloque con una especie de ‘melaza’ dulce que, a juzgar por las imágenes, les encanta.

Un ciervo

Aunque les hemos visto en otras ocasiones alimentarse de carroña, llama la atención ver a una piara de jabalíes despedazando el cadáver de un ciervo, como sucede a continuación. Sirvan las imágenes para demostrar que los jabalíes no hacen ascos a nada.

Sardinas y pienso de gatos

El autor del siguiente vídeo reconoce que era la primera vez que probaba alimentar a los jabalíes de esta baña donde había colocado una cámara trampa con pescado como cebo. Además les puso pienso de gatos, y no le hicieron mucho asco ni a lo uno ni a lo otro.

Ciruelas

Pillado in fraganti por una cámara trampa, un gran jabalí macho se las ingenia para comerse las ciruelas de un árbol. Como ya ha acabado con los frutos caídos en el suelo, el animal se levanta sobre sus patas traseras y muerde las ramas, aprovechando la inercia de la caída para arrancarlas.

Una gallina

En este vídeo tomado por el fotógrafo Miguel Ángel Bueno, se ve cómo entra en escena un gran jabalí que se encontraba careando por la zona. Al llegar a un árbol se detiene y comienza a rascarse, a dar colmillazos… pero algo llama su atención. Se trata de una gallina muerta. Entonces se produce algo sorprendente, el jabalí se encarama con sus patas delanteras al árbol y comienza a tirar del ave con la boca.