fbpx

Sauer SL5, prueba completa de esta semiautomática inercial cazando conejos

Realizamos una prueba completa de la Sauer SL5 cazando conejos, la primera semiautomática para caza desarrollada por la firma alemana.

Edu Pompa

La firma Sauer & Sohn se estrenó en el campo de las repetidoras, después de dos siglos y medio fabricando rifles –muy buenos, por cierto–, y la Sauer SL5 llegaba a España a finales de 2017. Por aquel entonces tuve la ocasión de tenerla entre mis manos, pero no de probarla en el campo. Hace unos meses, cuando la caza de conejos en descaste sin perros nos permitió dar lo mejor de nosotros como tiradores ante las rápidas arrancadas de los orejudos, acudimos a un coto de caza del sur de Madrid para conocer esta vez cómo se comporta sobre caza real esta escopeta en calibre 12 que Excopesa comercializa en nuestro país.

Sauer SL5 y cartuchos JG, el equipo utilizado ©Ángel Vidal
Sauer SL5 y cartuchos JG, el equipo utilizado ©Ángel Vidal

Se trata de un arma que han desarrollado los ingenieros de la firma centroeuropea en colaboración con los de la italiana Breda, que como las mejores italianas, cuenta con un sistema de expulsión inercial extremadamente fiable, muy sufrido y muy sencillo de limpiar y desmontar. 

Desde los primeros momentos en que nos aventuramos a cazar conejos atravesando rastrojos y eriales al amanecer, la Sauer SL5 se mostraba muy cómoda de transportar. Es ligera –3 kilos–, con un muy fino picado en guardamos y pistolet que nos permite agarrarla con seguridad y con un encare rápido fruto de estar muy bien equilibrada y no ser nada ‘cabezona’. Aunque los primeros conejos salían largos, junto a un arroyo se arrancó uno a toda velocidad para esconderse en unas zarzas, de las que apenas le separaban diez metros. No le dio tiempo a llegar, antes fui capaz de cogerle los puntos y acertar. En ese momento me di cuenta de lo rápido que se encara la Sauer SL5 y de lo bien que se comporta en un swing extremo. 

Vídeo de la prueba de la Sauer SL5

Sauer SL5, un arma muy versátil

Poco después me asomaba a un testero tapizado de retamas y tomillos que linda con varios rastrojos donde los conejos tienen multitud de madrigueras. De entre el pasto del tronco de una retama saltaba otro orejudo rápido en dirección opuesta a mis pasos. Antes de consiguiera trasponer la loma –situada a unos 20 metros a mi espalda– conseguí acertarle con un tiro instintivo. El animal dio tal voltereta que arrancó una exclamación malsonante del redactor jefe de esta casa que ese día me acompañaba. Aquel tirascazo casi a tenazón ponía de manifiesto que la SL5 se comportaba ya como una extensión de mi cuerpo. 

A partir de entonces caminé confiado de que el arma que llevaba entre mis manos era tan fiable y rápida que dediqué toda mi atención a seguir cazando sin extrañar que no lo hacía con mi habitual escopeta. Unos metros más adelante otro conejo, que había advertido mis ruidosos pasos entre el pasto seco, trataba de salirse de mi trayectoria gazapeando entre los pinchos. Aunque la vetegación era tupida y llevaba un choke que tres estrellas, decidí disparar y los cartuchos JG de 32 gramos que también ese día probábamos hicieron el trabajo a la perfección: el animal quedó tendido en el suelo al instante.

Durante la siguiente hora logré cazar algunos más y disparé a uno que me sorprendió al trasponer un cerro y que fallé por dejarme el disparo trasero –mea culpa–. Poco después el sol comenzaba a apretar y decidimos dar por concluida la jornada. 

El autor, con uno de los conejos cazados durante la prueba de la Sauer SL5. © Ángel Vidal
El autor, con uno de los conejos cazados durante la prueba de la Sauer SL5. © Ángel Vidal

Un interior de lujo

Extraje el guardamanos, que llama la atención por su fino picado y por las maderas de nogal al aceite –con vetas a láser– y por su grosor interior, que aporta robustez a la pieza. Después retiré la parte superior de la carcasa que cubre el cerrojo y que cuenta con raíles para la colocación de elementos de puntería. Me llamó la atención su ligereza: ha sido fabricada con aluminio aeroespacial. El cerrojo, de cabezal giratorio, y el fiable sistema clásico inercial de recarga sin accionamiento por presión de gases quedaron al descubierto.

Otra característica muy destacable de la Sauer SL5 es que cuenta con pletinas Sauer Ergofit Inlays, con las que podemos ajustar la desviación y la caída de la culata según nuestro encare. Ésta, de la misma madera que el guardamanos, es muy cómoda de encarar aunque quizá de pistolet algo grueso. También llamó mi atención el cañón, pavonado en negro mate al igual que la carcasa para evitar indeseables reflejos y que viene provisto de chokes intercambiables.

También cuenta con un pequeño punto luminoso LPA naranja. En resumen, la Sauer SL5 es una escopeta elegante y con detalles muy elegantes, equilibrada y realmente fiable. Una escopeta con la que disfrutar cazando.

Varios detalles de la SL5. © Ángel Vidal
Varios detalles de la SL5. © Ángel Vidal

Ficha técnica de la Sauer SL5

Calibre: 12/76.
Cañones: de acero de 70 o 76 cm. 
Chokes: cinco interiores intercambiables. 
Banda: de 7 mm ventilada. 
Carcasa: aluminio aeroespacial. 
Madera: de nogal acabada al aceite.
Disparador: presión de 2,5 kg. 
Culata: con cantonera de goma de 10 mm. 
Peso: 3,0 kg.
Precio: 1.845 euros. 
Distribuye: www.excopesa.es