fbpx

Llamamiento de un cazador desesperado para recuperar a su perra robada: «Reventaron la valla y se la llevaron»

Javier Fernandez-Caballero

Este cazador sufrió el pasado domingo el robo de una bretona de ocho años, además de otros dos machos que los asaltantes dejaron abandonados en mitad del campo y que fueron hallados al día siguiente. «Estamos destrozados, un perro es un amigo y a Kiara le he dado biberones de pequeña, la teníamos siempre en casa», confiesa el cazador a Jara y Sedal.

27/2/2020 | Redacción JyS

perra
Kiara, la perra robada. / JyS

El pasado domingo, 23 de febrero, unos individuos destrozaron la valla de la finca de los cazadores Francisco Javier Sanz Jiménez y su padre, situada en las cercanías de la localidad madrileña de Hoyo de Manzanares, donde se encontraban sus tres perros. Ambos, padre e hijo, ya han denunciado los hechos ante la Guardia Civil, puesto que al día siguiente encontraron a un bretón y un podenco andaluz por los aledaños de la zona, pero aún sigue desaparecida una bretona de ocho años de nombre ‘Kiara’ y con la que les unía un afecto especial.

Se trata de una parcela de unos 150 metros cuadrados: «De allí nos fuimos a las doce de la mañana del domingo, y el lunes por la mañana ya no estaban los animales y la valla estaba rota», señala el afectado en declaraciones a Jara y Sedal. «Entraron en la finca, cortaron la verja y de los tres perros que tenemos, la bretona aún no hay rastro de ella», añade.

La perra tenía casi ocho años «y se sabía el camino de vuelta a la finca», sigue explicando Sanz, «ya que muchas veces mi padre se va andando de caza desde allí. Los otros animales aparecieron por el campo exhaustos, y uno de ellos cojo. No sabemos si es fue así porque directamente iban a por la bretona y la cogieron y los otros dos no les interesaban», comenta sobre los hechos el cazador.

El incidente está denunciado desde primera hora ante la Guardia Civil, «que tomó nota de lo que ha pasado, de la verja cortada y ya se ha anunciado por todas las redes sociales la desaparición con la foto de los perros», explica. «Estamos destrozados, un perro es un amigo y a esa perra le he dado biberones de pequeña, la teníamos siempre en casa», confiesa el cazador sobre ‘Kiara’. «Era bastante buena en la caza. Le gustaba mucho el conejo y, en cuanto a pluma, también tenía buen rastro. Era un gran conjunto», concluye.

El número de teléfono habilitado para todo aquel que sepa alguna pista sobre el paradero de la perra es el 677481583.

Roban cinco perros a un cazador y le matan otros tres: «Ni yo ni mi familia tenemos ya vida»

galgos robados envenenados
El joven Alberto, con los perros. / A.G.C.

El joven cazador ciudadrealeño Alberto González Casero, de 24 años de edad y natural de la localidad de Villanueva de los Infantes, se encontraba «completamente destrozado». Hacía unos meses que le robaron cinco perros de caza en su finca familiar y luego le envenenaron otros cinco, de los cuales fallecieron tres. Te lo contamos aquí.

Deja una respuesta