fbpx

Roban 17 perros de caza y los dejan atados a la intemperie

Los perros aparecieron atados por grupos en varios lugares del municipio. La Policía ya investiga los hechos.

Javier Fernandez-Caballero

La Policía Nacional investiga en Menorca el robo de 17 perros de caza en las cercanías de S’Hort de La Palma, en el camino al faro de Punta Nati, en la madrugada del pasado lunes. El medio Menorca Info indica que los canes aparecieron atados y distribuidos por grupos en varios lugares del municipio en lo que puede interpretarse como una acción de rechazo al colectivo de cazadores.

El propietario de los animales, presidente de la Sociedad de Cazadores de Conill, ha denunciado ante la Policía tres delitos, ya que estima que los autores de esta acción incurrieron en allanamiento de morada al entrar en su propiedad sin permiso, robo y maltrato animal. Algunos canes sufrieron magulladuras, tres perras embarazadas pueden haberse visto afectadas y además todos los animales pasaron la noche a la intemperie.

El dueño de los perros recibió la llamada de la Policía Local a las 2 de la madrugada después de haber leído el chip de 5 canes en la zona de Montefí. Apenas minutos después le comunicaba que habían aparecido otros 6 perros en la zona de Es Pinaret. Al parecer había sido una misma mujer la que había avisado de los dos hallazgos a la Policía Local.

Cuando el dueño llegó al huerto donde tiene los perros de caza encontró que habían forzado la entrada y también soltado las cadenas para llevarse a todos los perros, incluidos dos o tres más pequeños que estaban sueltos.

Así relata los hechos uno de los afectados

Según declara uno de los afectados al medio Menorca Info, durante el resto de la noche estuvieron buscando a los 6 perros que faltaban, «pero no fue hasta las 10:30 de la mañana cuando una pareja que paseaba por Lithica los encontró atados a una barrera y al tronco de un árbol», explica el propietario. «Algunos animales casi se ahogaban porque la cadena quedaba corta», explica.

«Los cazadores estamos sufriendo mucha presión cuando hacemos una actividad legal». Es inconcebible, apunta, «que cualquiera pueda entrar en una propiedad privada y haga fotos o se lleve animales».