fbpx

Galgos del Sur usa una perra robada para pedir donativos y es investigada por la Guardia Civil

La mujer víctima del robo denuncia que Javier Luna, presidente de Galgos del Sur, habría intentado agredir a su marido.

galga robada
La galga robada, a la izquierda; la misma galga publicada por la protectora, a la derecha. © A. G.

El pasado mes de agosto, varios individuos robaban una galga a la cazadora granadina A.G., cuyo nombre prefiere mantener en el anonimato. Desde aquel día, sufre un auténtico «calvario», como así confiesa a Jara y Sedal. Su familia y ella presentaron una denuncia y emprendieron una lucha sin cuartel con el fin de recuperar al animal, al que tenían «como casi otro miembro más de la casa». Un mes más tarde, la dueña se encontró cómo la protectora ‘Galgos del Sur ‘ estaba difundiendo la imagen de la perra para pedir donativos a través de las redes sociales. Lo hacían, además, asegurando que la perra era una víctima de la caza, como suele ser habitual en esta asociación que fomenta el odio hacia los cazadores.

Tras esto, la víctima envió varios mensajes privados a Galgos del Sur, pero no obtuvo respuesta, así que decidió poner una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil. Los agentes la acompañaron a las puertas de la sede de la protectora en Villafranca de Córdoba para intentar dar con ella.

Vídeo de la perra robada.

La dueña denuncia que intentaron impedir el trabajo de la Guardia Civil y agredir a su marido

Momentos antes de verse cara a cara con el personal de Galgos del Sur, la dueña de la perra reconocía a este medio: «Temo que le hayan cambiado el microchip». Mientras esperaba a que los agentes intentasen recuperar a su perro, comentaba nerviosa: «No sé lo que me encontraré, si el chip ya lo tendrá arrancado y le habrán puesto otro o qué».

Según ha reconocido a Jara y Sedal, dentro de las instalaciones se encontraría Javier Luna, famoso animalista por ser coordinador de PACMA en Córdoba y quien además aspira a ser el próximo dirigente del partido animalista a nivel nacional. Según el relato de la víctima, los agentes lograron hacer que le entregase la perra, aunque Javier Luna habría opuesto resistencia e, incluso, intentado agredir al marido de la dueña de la galga, siempre según su versión. Finalmente, pudieron recuperar a la perra, aunque la investigación de la Guardia Civil sigue su curso, por lo que podrían destaparse más casos similares.