fbpx

La RFEC presenta sus propuestas a la futura ley estatal de bienestar animal

Busca un ordenamiento jurídico sobre protección animal reflexivo y realista, que favorezca el bienestar animal desde la ciencia, dejando a un lado prejuicios divergentes

Por RFEC

La Real Federación Española de Caza (RFEC), continuando con el trabajo iniciado el pasado mes de julio, tras su reunión con la Dirección General de Derechos de los Animales, presentó este 15 de diciembre sus propuestas al anteproyecto de Ley de Bienestar Animal.

Tales propuestas están encaminadas a compatibilizar la actividad cinegética, la tenencia responsable de animales compañeros de caza y las normativas de protección de los animales dentro de esta futura legislación, buscando un ordenamiento jurídico sobre protección animal reflexivo y realista, que favorezca el bienestar animal desde la ciencia y deje a un lado prejuicios divergentes.

Entre ellas, la RFEC solicita que se determine claramente el ámbito de aplicación y definiciones del anteproyecto de ley, trabajando para obtener un consenso técnico con todos los agentes implicados y afectados. Así mismo, señala que la caza, como actividad esencial, cultural, tradicional y sostenible, debe ser respetada en la aplicación de las leyes de protección y bienestar animal.

La Federación indica la necesidad de armonizar el concepto científico, técnico y jurídico de “maltrato animal”, señalando que una definición más coherente sería: «Toda conducta por acción o intencionada, mediante la cual se inflige a un animal dolo o sufrimiento grave, social y legalmente no justificado o no necesario», y dejando claro que la actividad cinegética reglada nunca se puede considerar maltrato animal.

Respecto a los perros de caza, propone que no sean categorizados como animales de producción ni de compañía, sino como animales de trabajo o de utilidad o de deporte. Además, solicita que se monitoricen oficialmente las causas de abandono para actuar en su prevención y erradicación; que haya control de la cría, pero no esterilización obligatoria de los perros de caza; y que se unifiquen las normativas autonómicas que afectan directamente a la ordenación zootécnico-sanitaria y al bienestar animal de los perros.

Además, ve necesario abordar la realidad práctica del bienestar animal contando con la difusión, formación y participación pública a través de la RFEC y sus Federaciones Autonómicas, elementos básicos en la divulgación de la protección animal a los cazadores.