fbpx

Una rehala de perros de caza sube al tren para manifestarse: otra pintoresca imagen del 20M

Este cazador narra la experiencia que vivió al meter a sus perros de rehala en el tren de cercanías para realizar el trayecto de Móstoles hasta Atocha: «Personas ajenas al mundo rural se acercaban y nos preguntaban si podían tocar los perros y hacerse fotos con ellos».

Los perros subiendo al tren. © A. T.
Los perros subiendo al tren. © A. T.

La manifestación del pasado domingo 20 de marzo en Madrid, que reunió a más de 800.000 personas defendiendo al mundo rural y al cinegético, nos dejó imágenes muy curiosas para la historia. Una de ellas fue la de una rehala de perros de caza subiéndose a un tren de cercanías para acudir a la protesta en el centro de la capital. La instantánea no puede ser mejor.

Jara y Sedal ha hablado con los protagonistas de esa imagen. Uno de ellos es Antonio Raya, que acudió con diez podencos de su propiedad junto a varios perros más de la rehala amiga Canto de la Paloma, ambas procedentes de la zona de Aldeacentenera, en la provincia de Cáceres. Explica que dejaron «dejamos el coche en Móstoles y era la única forma de acceder al centro de Madrid». De esta forma cogieron el cercanías en dirección a Atocha y pudieron llegar a la manifestación. «Y la recogida la hicimos igual», expone.

La rehala de perros de caza subiendo al tren. © A. T.
La rehala de perros de caza subiendo al tren. © A. T.

«En un primer momento pensaba que habría algún animalista que nos reprocharía ser cazadores, pero la gente nos aplaudía un montón y estaba contenta con nuestra presencia, no me lo esperaba», expone el cazador. «Personas que yo pensaba que iban a atacarnos porque se encontrarían con nosotros en el tren y no estarían de acuerdo con nosotros, se acercaban y nos preguntaban si se podían tocar los perros y si se podían echar fotos con ellos… fue un espectáculo, sin duda», dice aún emocionado el rehalero. «Estoy muy orgulloso del momento vivido y de cómo dimos a conocer el mundo rural también en ese lugar», añade.

«Volvería a Madrid de nuevo las veces que hiciesen falta con el fin de defender la caza»

Respecto a cómo vivió la manifestación, explica que no se esperaba tanta gente: «Fue salir del Cercanías y nos vieron a todos con los perros y nos iban aplaudiendo a nuestro paso. Se me hizo un nudo en la garganta; se me pusieron los sentimientos a flor de piel. Lo que vivimos el domingo fue muy grande para todos. Y volvería a Madrid de nuevo las veces que hiciesen falta con el fin de defender la caza», concluye Raya.

Este es el vídeo de los canes tras coger el Cercanías: