fbpx

La recogida nocturna de aceituna que mataba a miles de zorzales se prohíbe en Andalucía y Extremadura

La cosecha nocturna intensiva del olivar provoca una «alta mortandad» entre las aves migratorias, que aprovechan la falta de luz para descansar en los olivos.

Zorzal. © Shutterstock

El Diario Oficial de Extremadura (DOE) y el de Andalucía (BOJA) han publicado una resolución en la que suspenden, como medida preventiva para la conservación de la biodiversidad, la recogida nocturna por medios mecánicos de aceituna en olivares superintensivos.

En las resoluciones se explica que España es lugar de paso de millones de aves migratorias que, procedentes de latitudes más elevadas de Europa, cruzan la península buscando áreas más cálidas donde pasar el invierno. De igual forma, ponen de manifiesto que se ha podido comprobar, en recientes ensayos, el impacto ambiental sobre la avifauna derivado de la recolección con máquinas cabalgantes durante la noche en el olivar en seto.

De hecho, el Instituto de  Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa), tal y como se recuerda en la resolución andaluza, está llevando a cabo un proyecto denominado «Impacto de la recolección mecanizada nocturna de olivar en seto sobre la avifauna» cuyos resultados se incluyen en la misma resolución.

Estudios en los que se basan

En el caso de Extremadura, la Junta realizó durante la campaña de recogida de aceitunas de 2019-2020 un ensayo piloto cuyas conclusiones han servido de base para conocer el impacto generado por la recogida nocturna en las explotaciones del olivar superintensivo sobre las especies silvestres de la región, y en especial de las especies incluidas en las Directivas de Aves y de Hábitat. 

A través de este estudio, realizado en coordinación con el Estado, se constató una gran mortandad de aves y se demostró que el uso de las diferentes medidas disuasorias disponibles en el mercado no es una solución para evitar el impacto negativo sobre las aves en este tipo de recolección.

Periodos de vigencia de esta medida en Andalucía y Extremadura

En el caso de Andalucía, el periodo de vigencia de la suspensión será de un año, e incluye toda la recolección nocturna de aceituna en olivar en seto mediante el uso de cosechadoras cabalgantes entre la puesta de sol y la salida de éste. Quedan exceptuadas las parcelas de campo donde se lleven a cabo proyectos puestos en marcha por la Consejería y, se avisa de que, si como consecuencia de futuros estudios se consiguen métodos seguros para evitar los daños, la resolución podrá quedar sin efecto.

En el caso de Extremadura, la suspensión también se hará efectiva entre la puesta de sol (ocaso) y la salida del mismo (orto) establecidas por el Instituto Geográfico Nacional para cada localidad y para cada día del año, sin perjuicio que pudiera revocarse o modificarse si se evalúan posibles alternativas o métodos que pudieran hacer compatible esta práctica agraria con la conservación de la avifauna.

De no existir esta medida, podrían morir millones de zorzales

cosecha nocturna del olivar mata millones de migratorias

La cosecha nocturna intensiva del olivar provoca una «alta mortandad» entre las aves migratorias, que aprovechan la falta de luz para descansar en los olivos. Un informe elaborado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía a finales de 2018, concluyó que existe relación entre esta nueva práctica agrícola y la muerte masiva de muchas de estas aves.

El informe es tan contundente que los técnicos de Medio Ambiente plantearon la posibilidad de prohibir la cosecha nocturna del olivar súper intensivo por el enorme impacto ambiental que estaría causando en la fauna del sur de la Península. Aseguran que se trata de un problema ambiental de carácter muy grave, ya que muchas de esas aves son migratorias y proceden de todo el continente europeo, que podría quedarse «sin pájaros» de seguir adelante esta novedosa práctica agrícola.