La recogida nocturna de la aceituna podría estar acabando con millones de zorzales

Comparte con tus amigos










Enviar

Un informe de la Junta de Andalucía publicado a finales de 2018 asegura que la recogida nocturna mecanizada de aceitunas podría matar anualmente a más de dos millones y medio de aves en la región. Las redes sociales muestran que la «masacre» continúa. 

23/1/2018 | Redacción JyS

cosecha nocturna del olivar mata millones de migratorias
Las imágenes que llegan desde Portugal muestran que la masacre continúa. / Palomeando.tk

La cosecha nocturna intensiva del olivar está provocando una «alta mortandad» entre las aves migratorias, que aprovechan la falta de luz para descansar en los olivos. Un informe elaborado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía a finales de 2018, ha concluido que existe relación entre esta nueva práctica agrícola y la muerte masiva de muchas de estas aves. En redes sociales los cazadores advierten que la «masacre» continúa, esta vez las imágenes llegan desde Portugal. 

El informe es tan contundente que los técnicos de Medio Ambiente plantearon la posibilidad de prohibir la cosecha nocturna del olivar súper intensivo por el enorme impacto ambiental que estaría causando en la fauna del sur de la Península. Aseguran que se trata de un problema ambiental de carácter muy grave, ya que muchas de esas aves son migratorias y proceden de todo el continente europeo, que podría quedarse «sin pájaros» de seguir adelante esta novedosa práctica agrícola, según informó Cordópolis. 

El informe tiene su origen en la sesión ordinaria del Consejo provincial de Medio Ambiente y Biodiversidad de la provincia de Córdoba del pasado 11 de enero de 2018. Ese día se alcanzó el acuerdo de investigar estos hechos, que el mismo día 29 fueron corroborados por técnicos de la Delegación, aportando datos e imágenes del daño que estaba provocando la cosecha nocturna de estos olivares. 

«Una vez hechas las comprobaciones y contrastadas las informaciones recibidas desde diferentes fuentes, la Consejería de Medio Ambiente constata que existe un problema de carácter ambiental, derivado de la modalidad de cosecha del olivar en régimen de superintensivo. Es un problema real, actual y de graves repercusiones ambientales, que trascienden los límites geográficos andaluces y nacionales, afectando a valores ambientales de diversos países del ámbito de la Unión Europea», advierte el informe de la Junta de Andalucía.

La cosecha nocturna mecanizada del olivar intensivo podría estar acabando con un centenar de aves por hectárea. / Cordópolis

«El problema en sí viene determinado porque la cosecha del olivar súper intensivo no solo se realiza en horas diurnas, como ha venido siendo hasta la fecha, sino también en horas nocturnas y es aquí donde nace el problema», prosigue el documento oficial. «El resultado es una mortalidad provocada por causas humanas cuya magnitud es preocupante, al margen de otras consideraciones de índole legal. Entre los meses de agosto y finales de noviembre varios millones de aves migratorias europeas llegan a Andalucía para pasar el invierno o bien hacen parada aquí en su viaje hasta el continente africano. Una buena parte de este contingente se refugia en setos para dormir y pasar la noche, lo que supone un momento delicado en la vida de estas aves al estar vulnerables a numerosas variables ambientales, razón por la que el legislador ha querido garantizar su protección legal durante esta fase», agrega.

El informe detalla que «las cosechadoras de súper intensivo laborean durante el día, lo cual no supone un impacto negativo en las aves. Como se ha dicho, el problema surge cuando se realiza durante horas sin luz solar, cuando estos importantes contingentes de aves se encuentran dormidas y vulnerables en los setos de olivar que son cosechados, sin margen alguno para poder escapar. Tal es así al estar además ayudados de focos y faros de luz, lo que ciega a las aves e impidiendo su escape. Por esta razón la normativa andaluza y nacional prohíbe terminantemente utilizar focos de luz en horas nocturnas para la caza de pequeñas aves, a tenor de su enorme vulnerabilidad en estas condiciones», continúa relatando el documento.

«Al caer la noche, las aves que llegan de la migración se refugian a dormir en los setos de olivar súper intensivo y es entonces cuando las cosechadoras, equipadas con potentes focos de luz, se colocan por encima de los setos para cosecharlos, depositando los materiales colectados sobre el remolque que llevan adosado. Es ahí donde se pueden encontrar los cadáveres de aves amontonados entre la aceituna y
hojarasca engullidos por la maquinaria», describe el informe.

Entre las aves afectadas se encuentran algunas cinegéticas como el zorzal

En principio, se ha detectado que las especies afectadas por esta muerte masiva de la cosecha de los nuevos modelos del olivar son: Currucas Cabecinegra (Sylvia melanocephala), Mosquitera (Sylvia borin) y Capirotada (Sylvia atricapilla), Zorzal Charlo (Turdus viscivorus), Común (Turdus philomelos) y Alirrojo (Turdus iliacus), Petirrojo (Erithacus rubecula), Verderón (Carduelis chloris), Mosquiteros Ibérico (Phylloscopus ibericus), Común (Phylloscopus collybita), Musical (Phylloscopus trochillus) y Papialbo (Phylloscopus bonelli), Jilguero (Carduelis carduelis), Pardillo (Carduelis cannabina), Lavandera Blanca (Motacilla alba), Cascadeña (Motacilla cinerea) y Boyera (Motacilla flava).

La mayoría de estas aves proceden de Francia, Holanda, Bélgica, Alemania y Escandinavia, aunque también de Reino Unido y los países bálticos, por lo que se trataría de un problema ambiental de carácter europeo.

El documento de Medio Ambiente es muy concreto en cuanto al censo de aves que pierden la vida por estas nuevas prácticas agrícolas. De hecho, se contabilizan hasta 100 aves muertas por cada remolque cosechado. Es decir, un centenar de aves por cada hectárea. «Teniendo en consideración la extensión en hectáreas que Andalucía dedica a este tipo de olivar y considerando la distribución de rutas de aves migratorias, todo apunta a que cada campaña olivarera de súper intensivo, en la que se cosecha durante la noche, las estimas más conservadoras apuntan a que esta práctica podría estar afectando a 2,6 millones de aves cada año en Andalucía, especialmente en las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén», según la información de la propia Consejería.

«La mejor opción para poner fin al problema es que desde esa Consejería se prohíba la cosecha de olivar en súper intensivo durante horas nocturnas, lo cual impediría que las aves migratorias sean capturadas bajo la acción de los focos», concluye un documento que puede tener una enorme trascendencia europea. 

Comparte con tus amigos










Enviar

8 Comentarios

  1. Con todos mis respetos para los señores de la Junta que han hecho el estudio. En mi umilde entender mi primera opinión es que estás personas no conocen los zorzal. El turdus philomelos es un ave, en lo que las queriencia son de difícil explicación. Pero lo que si es seguro que es un ave que no toma el olivar como dormidero, suele tomar zona de monte con mucha más maleza. Aunque si es cierto que últimamente si toman zonas agrarias como naranjales, debido al cabiolinatico por el que los otoños e inviernos no son tan fríos. Pero esto es para otra discusión.
    En mi umilde opinión esos zorzales que se han encontrado muertos estos señores tan avanzados se deben más bien a pesticidas y otros miles de productos que no controlan estos señores de la administración que por la recogida nocturna de aceituna. En vez de inventar teorías absurdas pregunten más a los cazadores que aman está preciosa ave que están viendo como por la mala gestión de estos ocurrentes funcionarios cada vez está en más peligro. Y no utilicen falsas demagogias que no habrá quien quiera cuidar más está ave que el zorzalero.

    • Con todos mis respetos Marcos, si te molestases en acompañar por la noche a la máquina que cosecha aceitunas por la noche, por la mañana del día siguiente, te darías cuenta que serías un poco más listo.

    • Estimado Marcos, en la zona de la ribera del Ebro a su paso por Navarra (Tudela y alrededores) y La Rioja, es común encontrar (y cazar) a los zorzales en el olivar. Así que nada impide pensar que también los podamos encontrar en Andalucía, donde además en determinadas zonas no tienen muchas más alternativas.

    • Estimado Marcos, yo hago regida de aceituna con paraguas invertido, de día, y todavía «no he recogido» o matado ningún pájaro con dicha maquinaria.
      Hay que intentar hacer la agricultura rentable, pero no a cualquier precio.

  2. Estas noticias se tendrían que extender a todos los medios, yo estoy cansado de ver cómo las cosechadoras de cereales trituran todo animal que entra en sus fauces. Además de pesticidas mata hiervas y un largo etc. Hay muchas cosas que se tendrían que revisar, es triste. Los cazadores queremos caza, los agricultores poder vivir de sus campos, los econazis ver pajaritos volar… Pero la culpa siempre de la caza, hay que hacerlo mirar.

  3. Estoy de acuerdo con Marcos, salvo con la bondad de los cazadores, que matan indiscriminadamente los zorzales desde la apertura de la veda general cuando cazan a mano o al salto, sin esperar a hacerlo desde noviembre en puestos fijos. La solución, aparte de prohibir esta modalidad de recolección nocturna,es autorizar su caza solamente desde puestos fijos los meses de noviembre y diciembre.

  4. Si se puede vincular esta práctica de recogida con la mortaldad de aves, no creen que mucha gente con consciencia ambiental pueda dejar de comprar estos aceites de Andalucia, por estar manchados con sangre, igual que no consumen patés o otros productos en que vinculan un producto con un maltrato animal? Creo que se tendria que cortar el problema de raiz antes de que se coja una mala fama, la de matar aves para producir aceite, que luego seria muy difícil de quitar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here