fbpx

Así es (y así se usaba) el 'Matalobos', la planta más venenosa de España y de Europa

Esta enigmática planta que se encuentra en algunos lugares de nuestro país es una de las más venenosas del mundo. Te contamos cómo es el acónito.

El acónito, conocido como 'matalobos' (Aconitum napellus). ©Shutterstock
El acónito, conocido como 'matalobos' (Aconitum napellus). ©Shutterstock

Seguro que en alguna ocasión has escuchado hablar del ‘Matalobos’ y su peligrosidad, pero ¿conocías qué propiedades tiene y el origen de su nombre? Se trata de una de las plantas más venenosas de toda Europa, pertenece a la familia de las Ranunculáceas y su nombre científico es ‘Aconitum napellus L’. Aunque en algunos hogares es utilizada como flor ornamental, si se consume es muy tóxica y puede producir la muerte en una hora y media.

Además de Matalobos, también tiene otros nombres tradicionales como Acónito común, Acónito, Anapelo, Casco de Júpiter, Tora o Vedegambre. Aunque es originaria de las zonas altas, frías, húmedas y oscuras de Europa del Este y el Himalaya, también se encuentra en algunos lugares de nuestro país como los Altos Pirineos.

Esta planta emite tallos simples que alcanzan sobre el metro de altura y puede poseer tubérculos de hasta 15 centímetros de largo en forma de nabos de color pálido inicialmente y marrón en la madurez.

El acónito, conocido como 'matalobos' (Aconitum napellus). ©Shutterstock
Planta de acónito, conocido como ‘matalobos’ (Aconitum napellus). ©Shutterstock

¿Por qué se llama ‘Matalobos’ en nuestro país?

En España antiguamente era conocida como ‘Matalobos’ por el uso que se hizo para eliminar esta especie en algunas zonas siglos atrás debido a sus ataques al ganado. Se mezclaba sus raíces, hojas o savia con trozos de carne o cadáveres de reses muertas para envenenarlos. Esta práctica también se utilizó con los tigres que merodeaban las aldeas y tribus indias en Oriente medio.

Otro de los nombres que recibía era el de ‘piojera’. El motivo es que nuestros ancestros también la usaron para matar los piojos, tanto en humanos como en animales. Cuando una persona se encontraba afectada por estos parásitos, tomaban el acónito y lo hervían. Después, lavaban el pelo con ese agua, lo que acababa con la vida de los piojos. Este método es sin duda muy peligroso por la alta toxicidad del líquido.

YouTube video

Algunas leyendas sobre esta planta

Hay también varias leyendas sobre el Aconitum napellus, planta de la que dice que goteaba de los afilados colmillos de Cerbero, el perro de tres cabezas que guardaba las puertas del Infierno. En la Edad Media también se creía que esta planta era utilizada por las brujas para volar y hacer pócimas y filtros de amor.

El Aconitum napellus estuvo íntimamente asociado a la alquimia, la brujería y la magia negra durante la Edad Media. De hecho, la literatura recuerda que no era raro encontrar esta planta en los jardines de las brujas, los magos, los hechiceros y los alquimistas.

YouTube video