fbpx

«Si te lo llevas, morirá», la ACE lanza un año más la campaña de concienciación Proyecto Corcino

Desde la Asociación del Corzo Español han puesto un año más en marcha su campaña para evitar que los corcinos que permanecen tumbados en la hierba para protegerse de los depredadores durante las primeras semanas de vida mueran al ser recogidos o tocados por personas que los encuentren.

Proyecto corcino
Corcino. © Shutterstock

El abandono del campo las actividades rurales es una de las razones por las que las especies de caza mayor, y muy concretamente el corzo, han aumentado en las últimas décadas. La subida de la población de corzos en la península, junto con su expansión, es un hecho constatable. Este incremento ha traído consigo la aparición de nuevos problemas. Uno de ellos es que cada primavera nacen un mayor número de individuos jóvenes que, siguiendo el instinto ancestral de los cérvidos, permanecen tumbados en la hierba para protegerse de los depredadores durante las primeras semanas de vida.

Por ello, desde la Asociación del Corzo Español (ACE) detallan en un comunicado que «en el actual estado de bienestar social del mundo urbano en que vivimos, cada día es más la gente que se traslada al campo en su tiempo de ocio para disfrutar del mismo de muy variadas maneras». Sin embargo, «la nula o escasa educación ambiental, la extracción urbana de estas personas, la influencia de la esencia plastificada y maniquea con que se les presentan los procesos naturales, hace que muchas de estas personas tengan reacciones bastante negativas ante hechos esenciales para la vida», denuncian.

El aumento de la población de corzos tiene como consecuencia que un número creciente de personas encuentren estos corcinos, con apariencia de desvalidos, aparentemente abandonados en el campo y, por ello, decidan cogerlos para cuidarlos.

Incluso entre la población rural de las zonas de reciente colonización, donde se desconocen las particularidades de su biología, ocurre que pastores y agricultores recogen estos corcinos para confiar su amamantamiento a una oveja o una cabra, con lo que el pobre animal acaba su vida en dos o tres días presa de unas terribles diarreas.

No están abandonados

Hay que saber que estos animales no están abandonados, ya que su madre –siempre de manera discreta- los observa constantemente. En el mejor de los casos, estos corcinos recogidos, se trasladarán a un centro de recuperación de fauna salvaje, donde, en la mayoría de los casos, carecen de la experiencia suficiente y de los mínimos protocolos veterinarios para llevar adelante a esta criatura, con lo cual su destino suele ser incierto.

Estos corcinos en cautividad, además -recuerdan desde la ACE-, en el caso de que sobrevivan, son muy difíciles de sacar adelante por lo que capturarles significa condenarles a una muerte probable. Los pocos que lo logran no son aptos para ser reintroducidos en la naturaleza, ya que se han habituado a los seres humanos y han perdido su instinto de defensa y huida. Además, «los machos criados en cautividad son muy peligrosos para los humanos, por su condición de animales agresivos y territoriales, no dudando en atacar cuando alguna persona entra en su territorio», expone la ACE.

Por ello, y por el éxito que desde su inicio en 2004 han tenido las sucesivas Campañas Corcino, este año han puesto en marcha la XIV Campaña Corcino. Como en anteriores ocasiones, han llevado a cabo un proyecto ambicioso con un público objetivo amplio que abarcan Administraciones, personas que viven en el campo, cazadores, montañeros y centros de visitantes de parajes naturales.

Resumen de la campaña

El corzo es una especie muy adaptable, que ha sabido colonizar tanto los espacios forestales como las zonas agrícolas. En la actualidad en España es una especie en expansión por lo que podemos encontrarlos en diferentes ecosistemas peninsulares. Las corzas dan a luz entre abril y mayo, normalmente 2 corcinos, que es como se llama a los pequeños corzos, y en ocasiones hasta 3.

¿Por qué están entre la hierba?

Muchos herbívoros, entre ellos los corzos, se defienden de sus depredadores huyendo a la carrera. Las primeras semanas de vida, los corcinos son demasiado débiles para correr y ponerse a salvo. Por ello se ocultan entre la hierba o la maleza, permaneciendo inmóviles. Sus manchas blancas ayudan a que sean más miméticos. Periódicamente las corzas, se acercan para darles de mamar, y limpiarles escrupulosamente, para que no emitan ningún olor que pueda atraer a sus enemigos.

¿Qué hay que hacer si encontramos un corcino?

No se debe recoger, no está abandonado. Su madre siempre está cerca, observándolo, y le protege.

No se debe tocar, ya que pueden impregnarse de nuestro olor y su madre puede abandonarlo.

No permanecer en la zona, ya que de nuevo impregnamos el entorno de olor que la madre puede rehusar, y puede atraer a depredadores oportunistas, como el zorro.

¿Por qué no hay que recogerlos?

corcino corza
© Shutterstock

Muy pocos corcinos sobreviven al cautiverio, por lo que recogerles del campo significa condenarles a una muerte casi segura. Los que sobreviven, pierden el miedo a los humanos por lo que nunca pueden ser puestos en libertad. Además, los machos adultos, siguen su instinto como animales territoriales no permitiendo intrusos en su entorno, lo que les convierte en muy peligrosos para los humanos. Un corzo macho puede inferir graves heridas, incluso llegar a matar a una persona adulta.

Objetivos

El objetivo de la campaña es informar del hecho de que no deben cogerse los corcinos a los diferentes colectivos de personas que realizan actividades al aire libre, entre ellos gestores de cotos, cazadores, guardas, ganaderos, agricultores, montañeros, excursionistas…

También pretenden que entiendan la situación, el motivo por el que ese animal se encuentra allí, y lo que deben hacer en esta circunstancia. Y, sobre todo, que nunca se debe recoger a uno de estos animales.

Método

Se realizará por medio de una campaña divulgativa. Ésta estará basada en una información escueta y directa, reflejada en un cartel.

Cartel de la campaña 2022. © ACE

Esta información se intentará que llegue al mayor número posible de personas de los colectivos objetivos de la campaña, complementando esta acción con su difusión a través de los medios de comunicación escrita, radio, televisión y redes sociales.

Además, a través de la web de la ACE (www.corzo.info) y de las páginas colaboradoras, aquellos interesados podrán descargar el cartel de la campaña, en formato .pdf, o disfrutar con un vídeo explicativo realizado expresamente con este motivo.

Contactos

A través de la página web (www.corzo.info) o en la dirección ace@corzo.info pueden ponerse en contacto todos los interesados en recibir información sobre el tema y serán atendidos por el equipo Campaña Corcino XIV.