fbpx

Así protestan por el lobo los ganaderos cántabros frente a la delegación del Gobierno

Ganaderos cántabros llevan los restos de un potro y corderos huérfanos tras el ataque del lobo a la delegación del Gobierno.

Protesta ganaderos cántabros lobo
Varios ganaderos protestan frente a la delegación del Gobierno. © Facebook

Cientos de ganaderos se han manifestado este viernes en Santander como señal de protesta por el bajo precio de la leche, el blindaje del lobo en España -donde está prohibido cazarlo- y los elevados costes de producción que cada día les hacen más difícil su supervivencia.

Entre ellos se encontraba la conocida ganadera y diputada por Ciudadanos en el Parlamento de Cantabria, Marta García, que ha realizado un vídeo a través de Facebook en el que ha mostrado cómo dos ganaderos cántabros han llevado los restos de un potro y corderos huérfanos tras el ataque del lobo a las mismas puertas de la delegación del Gobierno.

«Hoy todos los ganaderos se dan cita en la gran manifestación para reivindicar precios justos, el problema que tenemos con los costes de producción, la escasez de piensos… y también un problema que venimos arrastrando desde hace un año por la ocurrencia de la ministra Teresa Ribera, que se sienta con ecologistas y delincuentes como Lobo Marley y desprecia a la gente de bien», comenzaba señalando García en el vídeo, que ha publicado en Facebook.

Dos de los ganaderos han hablado ante la cámara de García mostrando el potro muerto por el lobo: «Es lo que tenemos en el día a día de nuestra ganadería. En este caso, hemos tenido que hacer un lobo de juguete, pero tenemos ataques todos los días a los potros. Este en concreto lo han matado en los corrales aledaños en la explotación. Pedimos que no nos maten nuestros animales; nosotros queremos tenerlos y que, si nos los matan, que nos los paguen a treinta días, no a ocho meses. Queremos soluciones, no subvenciones», exponía el ganadero ante la cámara de García.

«Esto es de lo poco que nos queda; nos los están matando a la puerta de casa. Yo quiero ser ganadero, pero si esto sigue así no nos van a deja», señalaba otro joven ganadero mientras mostraba a un cordero al que su madre había matado el lobo.