fbpx

¿Por qué han aparecido decenas de becadas muertas en una playa?

La triste estampa de cientos de becadas muertas a las orillas de las playas noruegas ha despertado el asombro y la decepción de cientos de cazadores. Te contamos por qué se ha producido.

Las imágenes de cientos de becadas muertas en el Mar del Norte, en Noruega, son un triste recordatorio de que los temporales de frío y nieve tienen nefastas consecuencias para nuestra fauna salvaje. Según informó el pasado mes de febrero a través de las redes sociales The Woodcok Network –un proyecto de anillamiento de aves ubicado en Reino Unido y comandado por los expertos Miguel Minondo y Jaannus Aua-, se ha producido una muerte masiva de becadas en la zona de Satabvanger, en Noruega, debido a las bajas temperaturas a las que han tenido que hacer frente debido a la ola de frío que azota al norte europeo.

«Muchos pájaros pueden haber hecho ya el cruce del mar del norte para evitar la inanición. Este hecho ocurre en algunas ocasiones, la última hace unos 10 años, y aunque es angustioso no parece tener un impacto a largo plazo en la población total de becadas», afirman ambos expertos sobre este hecho que califican de «puntual».

Tras esta publicación, Alan Thompson, un amante de la vida silvestre noruego, publicaba en Twitter las imágenes de decenas de becadas muertas por este temporal en las costas noruegas:

¿Cómo afectan las olas de frío a las aves en Europa?

becada
Becada buscando comida entre la nieve. © Facebook

Ciencia y Caza publicó hace unas semanas un artículo en el que explicaba que, anque el efecto de las olas de frío no ha sido muy estudiado en nuestro país, sí tenemos datos de otros países de nuestro entorno. Por ejemplo, en Reino Unido, un estudio firmado por Clark confirmó que en años con olas de frío, se recogen más aves limícolas muertas en comparación con años en los que no se producen estas olas.

En Francia, Lormeé y colaboradores analizaron casi 1.800 muertes en aves tras una ola de frío en el año 2012, la mayoría de ellas avefrías, becadas y zorzales. El 56% de estas muertes se debieron al hambre, 23.7% a choques con coches y 8.4% por predación.

Con esos estudios como aval, podemos darnos cuenta que la principal causa de mortalidad durante estos episodios prolongados de frío extremo para las especies de caza menor es la dificultad que se presenta para aves y pequeños mamíferos para encontrar alimento, algo que, sobre todo en zonas con grandes nevadas, es común también para especies de caza mayor.