Un Megane RS de la Policía francesa se estrella contra un jabalí durante una persecución

Comparte con tus amigos










Enviar

Dos policías perseguían a un vehículo que circulaba a 166 kilómetros por hora en una carretera en la que solo se permitía ir a 80 cuando un jabalí se cruzó en su camino. Fruto de la colisión salieron despedidos y se estrellaron contra un árbol.

18/10/2019 | Redacción JyS

Policía jabalí
El accidente se produjo el pasado miércoles. / Actu17

Un Renault Mégane RS de la Policía francesa sufrió este miércoles 16 de octubre un accidente contra un jabalí durante la persecución de un vehículo que se había dado a la fuga en las cercanías de la localidad de Sainte-Croix-en-Plaine, situada en el departamento de Alto Rin, en la región de Alsacia.

El choque sucedió alrededor de las 21:30 horas de la noche –según indica Actu17-, cuando los dos policías perseguían a un conductor en una carretera secundaria que viajaba a 166 kilómetros por hora, más del doble de la velocidad máxima permitida en ese tramo. El coche de la gendarmería se lanzó detrás de él, pero la maniobra de intercepción se detuvo solo dos kilómetros después de comenzar debido a la colisión con un jabalí.

El policía que conducía el coche no pudo evitar el choque a esa velocidad, golpeando al animal frontalmente y saliendo éste disparado; luego, el coche también se salió de la carretera y chocó contra un árbol. Como consecuencia del accidente, el vehículo al que perseguían consiguió darse a la fuga. Los dos policías, de 38 y 39 años, fueron atendidos por los Servicios de Emergencias y trasladados al Hospital Pasteur para atenderles de las heridas. El coche por su parte resultó siniestro.

Si tenemos un accidente en España, ¿cómo debemos actuar según la DGT?

Lo primero es avisar de lo que ha ocurrido, después facilitar la circulación para no poner en riego a más personas y, por último, detallar lo máximo posible el suceso, buscar testimonios y dar ejemplo, aconsejan desde la página web de la Dirección General de Tráfico. 

Carlos Gil García, fiscal de Seguridad Vial, asegura: «El Código Penal castiga al que no socorre a una persona que se hallase desamparada y en peligro manifiesto y grave si pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros. Además, prevé una agravación cuando el accidentado lo haya sido por el que omite el auxilio. Es este el supuesto que más se da en el tráfico, pues en algunas ocasiones el causante del accidente huye del lugar sin preocuparse de la situación en que puedan quedar los heridos». Y confirma que «existen varias condenas por estos hechos».

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here