Pesca una descomunal corvina de 50 kilos a pulmón y tras nadar un kilómetro mar adentro

Comparte con tus amigos










Enviar

Un pescador gaditano logra pescar una corvina de 50 kilos al amanecer y relata la impactante experiencia de pescar un animal de esa magnitud, a pulmón y a un kilómetro a nado de la costa.

El pescador gaditano Lorenzo España, de 34 años lleva desde los 12 practicando la pesca submarina. Esta semana ha conseguido capturar un tremendo ejemplar de corvina de ¡50 kilos! y ha detallado a Jara y Sedal cómo sucedió todo en una playa de Cádiz que prefiere no mencionar.

España comienza explicando que las corvinas normalmente se encuentran a una milla de la orilla: «Estos grandes animales, a la caída del sol o al amanecer, se ponen a depredar en esa zona. Nosotros los escogemos a la espera en ese momento», comienza explicando el joven. «Hay veces en las que te encuentras bancos de hasta cuarenta y cincuenta ejemplares».

Un monstruo vino a verle

En este caso, este pez llegó al atardecer: «De repente, me entró un banco muy grande de peces y, armado de paciencia, decidí esperar al más grande que vi, que fue este», relata sobre el lance que llevó a cabo con su fusil Alborania, «un fusil artesano que fabrica un amigo». Además, usa aletas Tnt Sub, «especiales para la pesca submarina».

CORVINA
Equipo con el que pescó la corvina. / L.E.

«Estos animales se tienen que pescar con fusiles potentes, para que no tengamos mucha lucha. Los fusiles tienen que traspasar el bulbo raquídeo para que luego no haya problemas», asegura España.

En Andalucía no le consta el ataque de estos grandes peces a humanos: «Yo he buceado mucho por Marruecos y he escuchado ataques de corvinas a turistas, pero no en España. Allí han atacado a gente y han realizado mordeduras, pero aquí no hay problemas normalmente».  

El disparo, en el caso de esta corvina de 50 kilos, «fue certero, en la zona de la branquia, debajo del ojo, y lo atravesó de lado a lado. Eso te hace no tener problemas posteriores…», explica, ya que hay peces que, si no abates a la primera, «se revuelven y te dan una ardua lucha».

Mareas, kitesurfistas y embarcaciones: un triple hándicap en Cádiz

La marea es uno de los hándicap con el que deben jugar los pescadores submarinos en Cádiz. Según explica Lorenzo España, «somos un grupo de cinco pescadores y nos avisamos entre nosotros sobre el estado del mar, ya que en nuestra provincia tenemos que pescar siempre con mareas de no más de 80 grados».

Otro problema que encuentran los pescadores en la provincia de Cádiz son las embarcaciones: «Aunque tenemos boya, las embarcaciones no respetan la distancia para nada. Siempre tenemos problemas, aunque no tengamos atropellos. Nos jugamos la vida al fin y al cabo. En una ocasión, un velero me cogió la boya y me arrastró durante cincuenta metros. No me enteré del ruido del motor y la embarcación tampoco respetó mi boya», relata España.

Los kitesurfistas también son «un problema grave»: «Normalmente los que vienen por aquí son del norte de Europa y no entienden la ley de respetar los cincuenta metros de distancia si ven una boya. A veces te saltan incluso al lado…», denuncia.

Pesca en Huelva una corvina de su mismo tamaño

corvina
Antonio Cruzado con la corvina. / A.C.

Pero la de Lorenzo no ha sido la única lubina de grandes dimensiones. El pescador onubense Antonio Cruzado, natural de la localidad de Moguer, pescó una corvina tan grande que alcanzaba incluso su propia talla. El año pasado narró a Jara y Sedal cómo se desarrolló la aventura en aguas de Mazagón, en la misma provincia andaluza. Esta fue su historia.

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here