fbpx

Una nueva hipótesis sugiere que el perro fue domesticado por cazadores hace 23.000 años

La domesticación de perros probablemente tuvo lugar en Siberia hace más de 23.000 años, según un nuevo estudio publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Javier Fernandez-Caballero

Los primeros seres humanos que llegaron a América hace más de 15.000 años procedentes del noreste de Asia ya iban acompañados de sus perros, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Durham (Reino Unido). 

El estudio, publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences‘, arroja más luz sobre el origen de los perros. Los investigadores, con la arqueóloga Angela Perri a la cabeza, examinaron los registros arqueológicos y genéticos de personas y perros antiguos.

Una domesticación que tuvo lugar en Siberia

Indican que este descubrimiento sugiere que la domesticación de perros probablemente tuvo lugar en Siberia hace más de 23.000 años. A partir de entonces, personas y perros viajaron hacia el oeste rumbo al resto de Eurasia y hacia el este en dirección a América.

América fue una de las últimas regiones del mundo en ser pobladas por personas. Para entonces, los perros habían sido domesticados de sus antepasados ​​lobos y probablemente estaban desempeñando una variedad de roles dentro de las sociedades humanas.

«Cuándo y dónde son preguntas en la investigación sobre la domesticación de perros, pero aquí también exploramos el cómo y el por qué, que a menudo se han pasado por alto. La domesticación de perros en Siberia responde a muchas de las preguntas que siempre hemos tenido sobre los orígenes de la relación entre humanos y perros», apunta en el estudio Perri, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Durham.

Perri añade al respecto que «al juntar las piezas del rompecabezas de la arqueología, la genética y el tiempo, vemos una imagen mucho más clara de dónde los perros están siendo domesticados en Siberia y luego se dispersan desde allí hacia las Américas y el mundo».

«Lo único que sabíamos con certeza es que la domesticación de perros no tuvo lugar en las Américas»

El genetista Laurent Frantz, de la Universidad de Múnich (Alemania) y coautor del trabajo, agrega que «lo único que sabíamos con certeza es que la domesticación de perros no tuvo lugar en las Américas. Por las firmas genéticas de los perros antiguos, ahora sabemos que deben haber estado presentes en algún lugar de Siberia antes de que la gente emigrara a las Américas».

Greger Larson, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), apunta que «los investigadores han sugerido previamente que los perros fueron domesticados en Eurasia, desde Europa hasta China, y muchos lugares intermedios. La evidencia combinada de humanos y perros antiguos está ayudando a refinar nuestra comprensión de la historia profunda de los perros, y ahora apunta hacia Siberia y el noreste de Asia como una región probable donde se inició la domesticación de perros».

Durante el Último Máximo Glacial (hace entre 23.000 y 19.000 años) Beringia (el área terrestre y marítima entre Canadá y Rusia) y la mayor parte de Siberia fueron zonas extremadamente frías, secas y en gran parte sin glaciares.

Las duras condiciones climáticas que condujeron a este periodo, pueden haber servido para acercar las poblaciones de humanos y lobos, dada su atracción por la misma presa. Esta creciente interacción puede haber originado una relación entre especies que eventualmente condujo a la domesticación de perros y un papel vital en la población de las Américas.

«Hace mucho que sabemos que los primeros estadounidenses debieron poseer habilidades de caza bien perfeccionadas, el conocimiento geológico para encontrar piedra y otros materiales necesarios y estado listo para nuevos desafíos. Los perros que los acompañaron cuando entraron en este mundo completamente nuevo pueden haber sido parte de su repertorio cultural tanto como las herramientas de piedra que llevaban», recalca el arqueólogo David Meltzer, de la Universidad Metodista del Sur (Estados Unidos).